Cómo ser un influencer: las claves del éxito en las redes

Los conocidos generalmente como influencers, término que podría traducirse como personalidades influyentes, son los líderes de opinión contemporáneos, los prescriptores de tendencias en la era digital. Si antaño eran el estilo y los bienes de consumo promocionados por las estrellas del cine y la televisión los que se adoptaban en masa, hoy son personas más o menos normales y corrientes el objeto de la admiración en redes sociales como YouTube o Instagram. En la actualidad, el término ya no hace referencia solo a un rol social, sino a una profesión dado que, presentándose adecuadamente en el mercado y ofreciendo su presencia digital como plataforma de marketing, pueden llegar a obtener buenos ingresos. La pregunta es cómo ser un influencer.

Con todo, antes que nada conviene entender que no hay una receta mágica que abra las puertas de este selecto grupo. Lo que sí hace falta es un cierto savoir faire y un poco de suerte porque, en última instancia, es la audiencia la que tiene la última palabra en el éxito o el fracaso de un proyecto. Las dinámicas por las que un perfil obtiene más o menos followers, likes o reports son difícilmente predecibles. En Internet la popularidad no se puede programar, pero, como suele decirse, si apareces en el momento justo con el contenido adecuado, la red puede obsequiarte con la atención necesaria. Y una vez que te has hecho con una base de seguidores fieles, el marketing de influencers puede incluso recompensarte económicamente por tu esfuerzo.

Pese a todo, el calificativo de influencer no es un título vitalicio, sino más bien un status que se ha de mantener con una presencia continua en las redes y mucha creatividad. Los famosos “quince minutos de fama” son fugaces pero, para ser una celebridad en las redes, la atención del público ha de ser constante. Los métodos de lesa seriedad, como la compra de seguidores, son tan poco productivos como las publicaciones triviales que no aciertan el público objetivo. Con nuestros consejos verás cómo puedes aumentar tus oportunidades de ser influencer en Instagram o YouTube. Antes, no obstante, aclararemos a qué nos referimos cuando hablamos de influencers.

Qué es y qué hace un influencer

Un influencer es una persona con cierto poder (influencia) sobre un grupo de personas, las cuales, en calidad de seguidores (followers), se convierten en lectores o espectadores de todo lo que comparte, sean fotos, tuits, o publicaciones de blog o videoblog, cualquier tipo de contenido digital, en definitiva. Con frecuencia, el influencer es capaz de repercutir en los hábitos de consumo de sus seguidores. Así, si publica una foto en la que aparece con una pieza de ropa determinada, es probable que su comunidad sienta el impulso de adquirirla también.

Esto hace que este poder de influencia venga acompañado de responsabilidad, puesto que, al tiempo que presenta algo públicamente, lo está recomendando. Un experto en informática, en cuyo criterio confían a pies juntillas sus amigos, puede influir en la próxima compra, y alguien que cosecha admiración en la oficina con una camiseta nueva puede convertirse en soporte publicitario para una tienda online. Es así como, queriéndolo o no, una persona puede convertirse en líder de opinión y prescriptor de modas. En las redes sociales, este efecto se multiplica. Si quieres saber cómo ser un influencer, antes debes conocerlos bien.

Key influencer

Este grupo de personas goza, por lo general, de una buena reputación y acostumbra a considerarse más auténtico que los clásicos anunciantes. Los prescriptores clave generan su propio contenido. Los blogueros, los youtubers o los streamers de Twitch forman parte de este grupo tanto como las personalidades más populares de Instagram o las revistas digitales, aunque aquí la definicíon hace aguas, porque normalmente se considera que un influencer es una sola persona (un gamer, un adolescente, etc.) que llega a una buena porción de un público objetivo determinado. Cuando se habla de influencers, generalmetne se hace referencia a los integrantes de este grupo.

 

Los youtubers son key influencers muy populares y a menudo acuerdan contratos publicitarios con marcas para promocionar sus productos, por lo que se ven obligados a integrar en sus vídeos una referencia a sus patrocinadores. Sus seguidores acostumbran a apoyarles comprando el producto a través de un enlace afiliado, puesto que así obtienen una pequeña recompensa cada vez que alguien hace una compra siguiendo este itinerario.

Esto también funciona en otras plataformas. Si emites un videojuego en Twitch, por ejemplo, y entusiasmas con él a tu comunidad, puedes animarlos a la compra. Las casas de fabricantes acostumbran a patrocinar a los streamers de videojuegos más conocidos para lograr un buen efecto publicitario. Los conocidos como Let’s Player suelen recibir n acceso exclusivo a los juegos antes de su lanzamiento para poder presentarlos a sus seguidores. Las marcas de accesorios para el mundo del gamer tampoco dejan pasar el tren de los influencers y les regalan artículos, aunque cada vez con más frecuencia se trata de auténticos contratos por los que los streamers integran en su interfaz un enlace a una tienda online a cambio de una contraprestación.

En Instagram los key influencers prefieren comercializar productos que puedan presentarse con ellos mismos, como moda o cosmética. Los instagramers con más éxito suelen llevar prendas de la marca con la que tienen un contrato publicitario y, en general, los influencers acostumbran a recibir muestras o artículos gratuitos para que los presenten a sus seguidores en fotos atractivas o los anuncien sin atenuantes en posts patrocinados. Con esto, los fabricantes se benefician de un efecto crucial: si una persona se considera experta o avanzada en el terreno en el cual se mueve un producto, su efecto es mucho más auténtico y puede transmitir el mensaje de una forma más fehaciente.

Los blogueros y los videoblogueros suelen intervenir como key influencers cuando se trata de presentar productos técnicos o médicos cuya complejidad dificulta mucho la elección del fabricante adecuado al profano. Los bloggers reciben de la marca un producto para que lo prueben y escriban o graben una reseña. Pero como key influencers se esforzarán por mantenerse siempre lo más auténticos posible y no acabar convirtiéndose en una figura meramente publicitaria, lo que arriesgaría su status. Esto significa que, si después de probarlo, el artículo no es lo que parecía, no tiene por qué ocultarlo. Los key influencers tienden el puente entre la autenticidad y la publicidad.

Social Influencer

Este tipo de influencer es el más parecido al líder de opinión cotidiano y se mueve en un terreno más modesto. A los influencers sociales se les considera expertos fiables en los temas que publican y comentan en las redes. Los internautas actúan con frecuencia como influencers sociales sin saberlo porque solo hace falta colgar algunos posts con una cantidad cuantificable de aprobación, comentarios y likes.

Cuando publicas una entrada en Facebook comentando una película, probablemente ya estás desempeñando un papel de social influencer sin ser realmente consciente de ello, puesto que tus contactos lo leerán y podrían convencerse de ir a verla, y, si puntúas un restaurante en Google, ejerces cierta influencia en su éxito. Lo mismo puede decirse cuando respondes a una reseña en Twitter expresando tu opinión contraria. Todas estas formas de microcomunicación convierten a diario a miles de usuarios en influencers sociales sin intenciones comerciales.

Si tu objetivo es convertirte en el influencer que obtiene ganancias con publicidad, entonces debes encaminar tus pasos al terreno del key influencer. Lo más habitual, no obstante, es comenzar la andadura como prescriptor social. Detecta en primer lugar cuáles son las publicaciones que más repercusión han tenido. ¿Publicas regularmente sobre los videojuegos que más te gustan y se convierten en una activa discusión? Entonces quizá debas iniciar un blog de juegos o un canal de YouTube. ¿Te gusta publicar fotos en Instagram vistiendo ropas extravagantes y obtienes una buena respuesta de tus abonados? A lo mejor está escrito tu camino como bloguera de moda. Para llegar a ser un key influencer puedes utilizar tu actividad como influencer social como trampolín si explotas tus puntos fuertes.

Peer influencer

Este grupo cubre el espacio entre los prescriptores sociales y clave. Son líderes de opinión sociales en las redes y disfrutan normalmente de una reconocida posición de expertos en un campo determinado y con un alcance mayor al de los influencer sociales. Las empresas también apoyan a los peer influencers con productos gratuitos y en muchos casos son incluso socios comerciales, llegando en ocasiones a contratarlos como empleados en plantilla.

El peer influencer se ha consolidado como experto en cierto ámbito y sus publicaciones obtienen likes y shares de tres cifras. Se distancia del influencer social porque ejerce influencia en sus contemporáneos conscientemente y promociona ciertos productos. Probablemente aún no gane mucho dinero, pero está en posición de acordar tratos con las marcas para recibir artículos gratis para promocionarlos.

En cuanto la carrera digital comienza a coger velocidad, sin embargo, en algún momento será realista pensar en dar el paso hacia el key influencer porque, en cuanto logras un alcance del que se puede deducir una posición de líder de opinión en tu área, recibirás mejores ofertas. Puedes visualizar el avance hacia el key influencer como un círculo que va aumentando de tamaño englobando cada vez a más grupos sociales.

El problema de la publicidad encubierta

El trabajo de las celebridades en las redes sociales consiste precisamente en recomendar marcas y productos a sus seguidores como si fuera por iniciativa personal. La realidad es que, generalmente, los influencers reciben beneficios en forma de pagos masteriales o cheques por estas recomendaciones, aunque no siempre está tan claro qué es y qué no es publicidad remunerada. Las agencias que gestionan el trabajo de estas personalidades hablan de un vacío legal, pero en realidad no lo es tal. En España, tanto la Ley de la Competencia Desleal como la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) precisan que la publicidad debe diferenciarse explícitamente de otro tipo de contenido que no lo sea e identificar claramente como publicidad. Sin embargo, es necesario que el usuario denuncie un caso así para que pueda aplicarse la ley española, y esto no ha ocurrido. Por este motivo, Instagram obliga desde hace unos meses a etiquetar las publicaciones patrocinadas, aunque aún no ha tenido tanta repercusión como en otros países.

Los límites entre una recomendación personal y un anuncio son acuosos en el caso de los influencers y no siempre se puede identificar la intención comercial de forma clara. En la televisión, en la prensa o incluso en YouTube, los anuncios se reconocen como tales, pero una publicación en Instagram en la que una celebridad aparece con una pieza de ropa de una marca no es tan inequívoca.

El problema es que si estas personalidades identifican claramente estas publicaciones como anuncios, se pierde una gran parte de la autenticidad que aspiran a transmitir, puesto que la baza del marketing con influencers consiste precisamente en que su audiencia confíe en esta persona y en que la colocación comercial de productos se distancie de la publicidad clásica para que se asemeje a la recomendación de un amigo o un experto reconocido. Con otras palabras: la publicidad engañosa colocada hábilmente constituye el concepto central del marketing con influencers. Si aspiras a formar parte de esta élite, deberías ser consciente de esto y mantenerte actualizado en las cuestiones legales, al tiempo que intentas mantener tu autenticidad –un equilibrio nada fácil.

¿Cómo ser un influencer paso a paso?

En contra de la infundada creencia que sostiene que la “profesión” de influencer no implica mucho esfuerzo, conviene aclarar antes que nada que se trata de un trabajo a jornada completa o incluso más allá. Producir el contenido y comercializar la marca propia al mismo tiempo requieren, además de una enorme productividad, la comprensión de lo contemporáneo, las tendencias, el estado de las cosas y, evidentemente, del marketing. Debes estar dispuesto a aprender nuevas competencias que sumar a las que ya tienes, entre las que deberían encontrarse un cierto contingente de habilidades sociales y emocionales. Como influencer, vas a estar bajo los focos constantemente, expuesta a todas las artimañas propias del negocio. Despídete del ideal e infórmate lo más detalladamente posible de lo que te espera. Con nuestros consejos puedes sentar las primeras bases de tu estrategia personal.

Paso 1: prepárate emocionalmente

Como personaje público, el influencer está sometido a menudo a una enorme presión emocional, ya que su actividad se analiza constantemente en forma de likes, seguidores, comentarios, artículos de prensa, etc., y el público objetivo es extremadamente sensible ante el más pequeño cambio. Tan pronto como crece la reputación, puede desinflarse de nuevo. Y dado que el hábitat del influencer es público, ha de ser capaz de enfrentarse tanto a la crítica positiva como a la negativa. El influencer tiene muchos admiradores que le inspiran, pero también muchos haters (detractores) que, tras la máscara de anonimidad que brinda Internet, no van a desaprovechar ninguna oportunidad de verter sobre esta persona todo lo que piensan de ella, en ocasiones hasta el extremo de crear una crisis de reputación o shitstorm.

Como influencer, la propia persona es el producto más importante. En función del campo en que se mueva, deberá aceptar en mayor o menor medida que su profesión será difícil de separar de su vida privada. Si operas un perfil en Instagram en el que te muestras como una persona moderna, tus seguidores seguirán con toda probabilidad todo lo que hagas en la plataforma y en otras redes. Pero si un día –poniendo un ejemplo relativamente inocente– indicas que te gusta la foto de un filete de carne, no deberías sorprenderte si pierdes a los seguidores que han escogido una alimentación vegetariana. El influencer ha de ser consciente de que toda acción tiene sus consecuencias,tanto buenas como malas, y no todo el mundo es capaz de soportar tal presión psicosocial. No perder de vista que no se puede actuar a gusto de todos, ni mucho menos en Internet, puede ayudar a mantenerse a flote.

Muchos influencers fracasan en su intento de comercializar su trabajo. Incluso sin marcar sus publicaciones como remuneradas, resulta muy claro en algunos casos, lo que puede provocar el rechazo de una parte de los seguidores si la proporción de “anuncios” supera a las publicaciones más auténticas. El influencer ha de poder gestionar tanto el éxito como la decepción y ha de estar en situación de analizarse objetivamente y extraer conclusiones útiles. Y es que, y no hay que perder esto de vista, tanto como influye en los demás, esta persona también es objeto de la influencia de otros.

Consejo

Además de preguntarse cómo convertirse en influencer, también es importante considerar por qué serlo. Estudia en profundidad este rol si vas a dedicarte profesionalmente a él.

Paso 2: Identifica tus puntos fuertes y tus intereses

Saca provecho en tu rol como prescriptor de alguna facultad que llame la atención de los demás. ¿Sabes hacer buenas fotografías? ¿Puedes escribir o dibujar especialmente bien? Quizás tienes experiencia en el mundo de los medios y sabes cómo producir un buen vídeo, o tus amigos saben apreciar tu estilo de vestir y acuden a ti como experto en moda. A lo mejor tus chistes son más originales de lo normal y sabes cómo divertir a tu gente. En todos los casos aumentan tus oportunidades si tienes carisma y un mínimo de atractivo físico, sobre todo si te diriges a una audiencia joven.

Delimitar las áreas de interés también es crucial porque, solo demostrando un interés real en algún área temática, podrás demostrar autenticidad y tendrás alguna oportunidad de destacar como influencer. ¿Sigues a diario el negocio musical y compartes con tus amigos tus opiniones sobre los últimos lanzamientos? Entonces el paso más lógico sería convertirte en blogger musical. ¿Te gusta viajar y las fotos que haces son bien recibidas en tu círculo de amistades? Un perfil de Instagram o un blog de viajes podrían darte a conocer más allá de la esfera privada.

Las virtudes y los intereses de un influencer digital reflejan los de la persona real, no en vano es el deseo de hacer del hobby una profesión lo que hace al trabajo como influencer tan atractivo. Pero no hay que olvidar que la afición puede perder el atractivo de las actividades de ocio cuando se convierte en un negocio y con ello en una obligación, de modo que hay que pensar bien si las aficiones seguirán motivando cuando se conviertan en una actividad profesional.

Paso 3: conoce a tu competencia

Cuando te has decidido por una especialización (moda, tecnología, música, etc.) y tienes una idea aproximada de lo que te gustaría hacer, es el momento de echar un primer vistazo a la competencia. Aunque no se trata de luchar por los seguidores como si fueran un recurso limitado (en verdad estos pueden seguir a varias celebridades), sí es verdad que mover a los usuarios a seguir a alguien no es tan fácil si no se le ofrece algo nuevo. ¿Por qué deberían seguirte si hay otros personajes que también ofrecen los mismos contenidos probablemente en una mayor calidad?

Echa una ojeada a las buenas ideas de los demás y busca un vacío en el mercado: ¿echas de menos algún tipo de información en los personajes influyentes que trabajan en tu campo?, ¿falta cierto estilo en la presentación del contenido?, ¿se está obviando a algún grupo específico? En definitiva, se trata de explorar la competencia para ver cuál es el aspecto que te desmarca del resto.

Del mismo modo, puede resultar muy beneficioso tropezar con las polémicas por las que otros ya han pasado. Si ya sabes lo que no ha funcionado del todo bien para tus rivales, no tienes que repetir los mismos errores. Esto podría ocurrir con la publicidad engañosa porque, aunque no se persigue todo lo eficientemente que se desearía, las sanciones siguen existiendo. Por eso conviene encontrar casos precedentes de infracciones y, al mismo tiempo, identificar la mejor manera de etiquetar la publicidad correctamente.

Paso 4: selecciona tu medio y tu plataforma principal

Si tienes ambiciones deberías concentrarte antes que nada en un medio: ¿quieres comenzar un blog, ser un instagramer o un youtuber o gestionar un podcast? Si bien suele ser efectivo interconectar las diversas redes sociales, y los key influencers están obligados a ello, es mejor comenzar con una sola red y un solo medio para poder focalizar mejor el trabajo. Si intentas desde el principio estar presente en todas las redes, la calidad de tu contenido puede verse perjudicada. Las diversas plataformas, además, tienen dinámicas diferentes. Por todo esto deberías evitar el riesgo de sobrecargarte de trabajo.

Paso 5: recaba información sobre tu público objetivo

Una celebridad o un personaje influyente se dirige a una audiencia específica. La extrema popularidad del marketing con influencers se debe a la facilidad con la que puede estimarse el alcance de cada contenido patrocinado. Una marca de moda supone que el público de una publicación patrocinada en Instagram será un grupo de personas interesadas en moda con una cierta voluntad de consumo. Pero conocer a tu público objetivo no es relevante solo para la posterior comercialización de tu contenido. Este público también responde mucho mejor a las tendencias en tu terreno.

La forma más sencilla de hacerlo es formando parte de su propio público objetivo. Esto significa, concretamente, seguir a las mismas personalidades que ya están fuertemente ancladas en la audiencia. Captando las tendencias que nacen en el mismo campo y adquieren una mayor potencia gracias a los influencers, tus publicaciones ganan en relevancia. Con todo, no se trata solo de copiar, sino de aportar algo interesante, porque solo de esta manera destacarás de entre el resto y tu público objetivo te considerará digno de ser seguido.

Un ejemplo conocido por todos es el Fidget Spinner que fue tan popular hace un tiempo. El conocido juguete estuvo tan en boga que muchos influencers se apuntaron a la moda y lo convirtieron en objeto de múltiples adaptaciones. Pronto se vieron spinners en temas relacionados con los deportes y la moda, pero también en combinación con animales domésticos. No obstante, cuando desaparecieron con la misma velocidad con que llegaron, sus prescriptores también se distanciaron. Aquellos peor informados que aún publicaban contenido con Fidget Spinners quedaron como “anticuados” y tuvieron que hacer frente a la pérdida de seguidores y relevancia. Con este caso es fácil entender por qué es tan importante analizar constantemente al público objetivo.

Paso 6: activa tu entorno social y digital

Cuando has logrado ponerte en marcha, el éxito no llega inmediatamente, porque es difícil que aciertes a la primera con tu contenido. Considera la carrera de influencer como un camino en proceso y menos como una autopista que lleva directamente al destino. Lo más importante es producir y compartir contenido regularmente, puesto que al principio se trata de tantear el terreno.

Es probable que ya cuentes con una presencia digital, aun cuando se limite más o menos a tu círculo más íntimo. Es aquí donde puedes comenzar a probar el efecto de un contenido pensado para llamar la atención. Comparte tus fotos, vídeos, artículos, etc., con amigos, conocidos y compañeros de trabajo y recomienda tu contenido a aquellos que crees más interesados. Con suerte, estas personas podrían tener un buen radio de influencia y, si tu contenido se sigue expandiendo, tu repercusión podría aumentar.

En la vida real también puedes trabajar por el éxito de tu contenido promocionando, con moderación, tu blog, tu canal o tu perfil en tu círculo más cercano. Las opiniones de estas personas serán más valiosas cuanto mejor te conozcan personalmente. Dada la relevancia de la autenticidad en esta profesión, la persona que mejor puede valorar si tu presencia digital se ajusta a tu personalidad es una persona afín.

Finalmente examina críticamente tu contenido y revisa qué fotos, publicaciones y vídeos se recibieron bien entre la audiencia y cuáles no. ¿Qué contenido es el que más ha motivado e implicado a tus amigos y conocidos? Con estos exámenes del terreno puedes obtener un buen conocimiento de tus puntos fuertes y débiles que te permita corregir el itinerario y concentrarte en el contenido que mejor se recibe.

Paso 7: interactúa con tus seguidores

Una vez has creado una base sólida de seguidores, has de mantenerla y ampliarla al mismo tiempo. A partir de este momento ya no es importante solo entregar contenido de forma constante, sino también buscar el diálogo regular con los seguidores. Participa de forma activa en las discusiones que giran en torno a tu contenido y suscríbete a los perfiles de algunos de tus seguidores, no solo para hacerte una idea de las personas que te siguen, sino también para ampliar tu red personal.

Como influencer, constituyes el núcleo de una comunidad, pero también se espera de ti cierta accesibilidad y cercanía. Al contrario que los medios clásicos, como la prensa escrita y la televisión, los influencers son productores dinámicos e interactivos de un contenido que ni sigue un plan cronológico fijo ni puede separarse de su persona. Esto hace que muchos seguidores busquen una relación con este personaje, que se convierte en una especie intermedia entre la celebridad, el periodista y el amigo. En la interacción con tus seguidores mantente fiel a estos principios: más cercano que un personaje famoso, más auténtico que una figura publicitaria y más profesional que un amigo.

Paso 8: networking con otros influencers

Actuando como prescriptor, tendrás mucha competencia en tu aspiración a captar la atención de la comunidad, pero esto no significa que no puedas cuidar relaciones amistosas o comerciales con otros influencers. La atención no es un recurso finito en Internet, puesto que una persona puede admirar a varias personalidades. Los influencers pueden apoyarse mutuamente o presentar contenido conjuntamente, una solución que con suerte podría unir a ambos grupos de fans.

Otra ventaja de mantener una buena relación con los colegas de profesión es poder aprender unos de otros, por ejemplo, respecto a técnicas de producción de contenido (técnica de sonido, de fotografía, etc.). Seguir las tendencias es también más fácil cuando se construye una red personal de información gracias a las relaciones que se crean con otros como tú. Desde una perspectiva comercial, dos influencers que también son amigos pueden recomendarse a empresas o compartir direcciones o contactos importantes. Y esto sin contar que el consejo de una personacon experiencia tiene un gran valor.

Paso 9: posiciona tu marca con estilo

¿Te has establecido como personalidad influyente y cuentas ya con una comunidad de fans que supera las cuatro cifras? ¿Te has especializado en un campo que gira en torno a productos de una u otra forma? En este caso puedes atreverte a comercializar tu contenido, al menos en parte, puesto que no se trata de convertirte en una mera plataforma publicitaria. La mayor parte de las publicaciones deben seguir siendo no comerciales.

Cuando un prescriptor tiene cierto éxito y se ajusta al rol de anunciante, suele recibir ofertas de empresas de cierto peso en el mercado. Los primeros acuerdos suelen ser modestos y podrían consistir en el envío de muestras de productos para que aparezcan de algún modo en una publicación. En función del alcance del perfil, es probable recibir ofertas de contratos publicitarios con los cuales ya sí pueden obtenerse beneficios monetarios. Pese a todo, no existe un mínimo de seguidores que pueda servir como medida de orientación.

El alcance que se considera adecuado para ofrecer un contrato a un key influencer depende, entre otras cosas, del campo en el que se mueva, de la competencia, de la plataforma principal y de cómo se le valore personalmente. Los profesionales del online marketing a menudo invierten basándose en especulaciones meramente subjetivas: en el momento en que alguien del sector crea que eres “el nuevo bombazo”, el éxito vendrá solo. Por esta mecánica también puede suceder que nadie repare en ti a pesar de tener un alcance respetable.

Comercializar la marca propia es una facultad que, además de experiencia y conocimientos, también requiere talento. Estos son los obstáculos que más a menudo hacen fracasar estas aspiraciones:

  • Los influencers muy ambiciosos no suelen tomarse en serio. Hay muchos sectores que no han aterrizado del todo en la era digital y muchas marcas subestiman aún el alcance y las certeras oportunidades que plantea el marketing con influencers para llegar al público objetivo. Tampoco ayuda a la reputación de estas personalidades públicas el que abunden personajes que se autodenominan influencers, aun cuando no superan la esfera social o peer. Aquellos que se apresuran a tomar contacto con las marcas demasiado pronto o de forma poco profesional no suelen obtener la respuesta que esperaban de las empresas, que los ignora o los rechaza. En algunos casos, estos desatinos pueden incluso saltar a la esfera pública, lo que no hará más que perjudicar la imagen del influencer.
     
  • La competencia es demasiado fuerte. Las empresas que ya tienen contratos con influencers necesitan argumentos de peso para añadir a otro más a su plantilla. ¿Por qué comercializaría una marca sus productos con una celebridad con menos radio de influencia que la que ya tiene contratada? Un error muy habitual es contactar con las marcas de mayor repercusión ya al comienzo y sobrestimarse. Cuando se dan los primeros pasos, es mucho más inteligente dirigirse a negocios más modestos para ir aumentando el caché poco a poco. Muchos aspirantes apuntan demasiado alto al principio, por lo que la caída es mucho peor.
     
  • Los seguidores penalizan el salto a la publicidad. Aunque no puede afirmarse esto categóricamente, puesto que hoy ya está aceptado que los productores de contenido obtengan algún tipo de beneficio (en definitiva, “también han de vivir de algo”), convertir la propia persona en producto de marketing no deja de ir ligado a cierto riesgo, cuya gravedad dependerá del terreno y la plataforma. A los youtubers, por ejemplo, se les perdona el que integren publicidad con más facilidad que a los blogueros. Como influencer, tu trabajo es cuidar tu autenticidad y tu integridad. A la hora de reseñar un producto patrocinado, procura no exagerar en los aspectos positivos porque no resultarás creíble y tus fans pensaran que te has “vendido”. Los acuerdos publicitarios que cierres con las empresas te han de dejar cierta libertad creativa a la hora de editar el contenido.

Paso 10: publica contenido regularmente

Solo es posible crear un efecto sostenible como prescriptor social si las publicaciones aparecen en el hilo de los seguidores con asiduidad, pues solo mostrando una presencia constante se mantiene a la audiencia y al mismo tiempo se hace crecer. El trabajo de influencer es un empleo a jornada completa con escasas vacaciones. Publica tus contenidos sin pausas demasiado largas entre ellos pero sin agobiar con publicaciones superfluas (spamming), logrando así el content flow tan importante para la supervivencia. De otro modo caerás en el olvido de muchos seguidores.

Pero la fluidez en el ritmo de publicaciones también depende del área temática, la plataforma o el público objetivo. Un perfil de Instagram debería nutrirse por lo menos una vez al día con nuevo contenido, mientras que los influencers de YouTube deberían colgar un vídeo dos o tres veces por semana. Aquí también interviene naturalmente la atención que el contenido requiere, es decir, cómo sea de snackable: si sueles publicar fotos fáciles de digerir es difícil que tus seguidores se vean sobrepasados si publicas varias fotos en un día, pero si grabas vídeos de varios minutos deberías moderarte en la publicación de contenido, sobre todo si incluye publicidad. Si no, tus seguidores se verán con dificultades para seguir tu ritmo y dejarán de seguirte, especialmente si tu contenido es cronológico.

Encontrar el ritmo adecuado de publicación requiere, además de un poco de intuición, un buen análisis del mercado meta. Según el tipo de audiencia puede contarse con un mayor o menor margen de atención. Si se gestiona un podcast dirigido sobre todo a profesionales jóvenes, no parece pertinente alargar las grabaciones más de media hora, puesto que cabe suponer que estos seguidores escucharán el contenido de camino al trabajo o en la pausa. Por esto mismo, lo más lógico sería publicar entre semana.

Lo que sucede en la “vida real” también influye en la asiduidad de las publicaciones. Los blogs de deportes son por naturaleza más activos después de algún evento, especialmente en el fin de semana, y los influencers especializados en senderismo suelen tener más visitas en verano que en invierno. Cuando las circunstancias dificultan un buen content flow, se necesita creatividad.

Por otro lado, hay áreas que viven del contenido compacto. Los blogueros especializados en deportes han de ir al grano y redactar con ingenio, lo que hace que en este terreno sean los tuits el mejor medio para publicar contenido como influencer. El hecho de que muchos deportistas sean influencers en Instagram dificulta serlo como bloguero, porque un deportista profesional, al situarse en la misma fuente, puede generar contenido interesante mucho más fácilmente. Rivalizar con la presencia de los profesionales se ha vuelto más difícil porque en los últimos años han aumentado su ritmo de publicaciones, hasta el punto de que hoy es bastante habitual que los futbolistas publiquen algo al finalizar cada partido. En un área tan efímera como el deporte también se espera que el contenido sea ágil.

Paso 11: aumenta tu área de influencia

El crecimiento, uno de los principios básicos de nuestra economía, debería jugar un papel importante también en tu estrategia en las redes. Obviamente, es posible conformarse con una comunidad a partir de cierto punto, pero muchos influencers no cejan en su empeño de aumentar su radio de alcance. Para ello utilizan estas estrategias:

  • Expande tu marca a otras plataformas. Lo más lógico es que tus seguidores estén en varias plataformas a la vez, pero también hay cierto número de usuarios más exclusivos a los que solo alcanzarás si estás en varias. Si gestionas un perfil en Instagram sobre moda con gran éxito es buena idea lanzar un vlog de moda en YouTube, por ejemplo, pero también a la inversa. Quizá eres ya un youtuber conocido como crítico de películas. Entonces tiene sentido compartir tus vídeos en otras redes y, aprovechando el cariz visual de Instagram, ofrecer un punto de vista diferente de tu trabajo más allá de los vídeos.
     
  • Gestiona perfiles oficiales en redes como Facebook o Twitter. Aunque solo compartas el contenido que publicas en tu plataforma principal, los posts y los tuits son un elemento crucial para ganar en influencia. Al mismo tiempo amplías el número de canales que ofreces para discusiones, likes y shares. Dependiendo de tu especialidad podría ser conveniente en tu caso entrar en Reddit y enlazar tu contenido en un subreddit interesante. Aun cuando Reddit es mucho más relevante en territorios de habla inglesa, no deberías subestimar la creciente popularidad de la plataforma.
     
  • Ábrete a nuevos campos. Si ya has logrado una cierta reputación en tu campo (moda, deporte, cultura, etc.) no tienes por qué limitarte a él. Hay muchas áreas de interés susceptibles de interconectarse con el fin de ampliar el grupo de admiradores. Los blogueros de moda suelen vincular su contenido con el deporte o la salud: si en Instagram te presentas como una persona atractiva que sigue la moda, puede ser que tus seguidores también encuentren interesante saber cómo te mantienes en forma y qué prendas vistes para ir al gimnasio. No solo estarás mostrando diferentes facetas de tu persona, sino que además llamas la atención de las marcas de ropa de deporte como posible socio publicitario. Otro ejemplo sería el de los youtubers que refrescan su canal con otro tipo de contenido o que crean otro canal diferente incluso. En el terreno del gaming es habitual organizar directos en Twitch o YouTube.
     
  • Coopera con otros influencers. Se ha mencionado ya que a menudo conviene convertir en socios a los influencers de la competencia para convertir a sus seguidores en propios. Dado que es raro que los seguidores cambien de influencer al que seguir, ambas partes pueden beneficiarse del trato. También puede ser una buena jugada presentarse en la red junto con personalidades de otros campos de interés. De este modo es más probable que llegues a personas normalmente lejos de tu radio de acción.

Paso 12: integra nuevas fuentes de ingresos con crowdfunding

Muchos influencers obtienen ganancias con los enlaces afiliados, con la integración de publicidad o con las publicaciones patrocinadas. Pero especialmente los youtubers recurren con frecuencia a las oportunidades brindadas por el crowdfunding, sobre todo con plataformas de suscripciones como Patreon. Si publicas contenido regularmente es recomendable iniciar una campaña de crowdfunding para añadir otros ingresos.

Como contrapartida, el influencer promete a sus donantes información regular o, en función de la aportación, recompensas intangibles (mención en un vídeo) o materiales (productos de merchandising). Pero no subestimes el trabajo que requiere arrancar y ejecutar una campaña de crowdfunding: la entrada de medios genera una expectativa aumentada, y el influencer ha de interactuar en consecuencia más intensivamente con su comunidad.

Consejo

Lee en nuestra guía sobre crowdfunding cómo funciona esta fórmula para financiar proyectos y conoce las plataformas de crowdfunding más utilizadas.

Paso 13: permanece fiel a ti mismo

El éxito a largo plazo solo es posible si se mantiene la autenticidad, pero a medida que aumenta la influencia puede ocurrir que caigas en la tentación de expandirte a campos y sectores nuevos adecuando o ampliando el contenido que publicas. Si haces esto, no olvides nunca qué es lo que hace que tengas éxito.

No es mala idea atreverse a incurrir en el terreno del entretenimiento con un canal de YouTube cuando ya se es un icono de la cosmética en Instagram. Pese a todo, un salto demasiado grande puede conllevar consecuencias desagradables. Una influencer en Instagram que prueba suerte en el terreno del gaming publicando videojuegos en Twitch porque las gamer girls son tendencia puede confundir a sus seguidoras e incluso generar un antihype. Moraleja: no pruebes con contenido por el que no sientes ningún tipo de interés.

Según un estudio de la agencia española Brandmanic en 2017, más de un 60 % de los influencers en España y Latinoamérica obtienen ingresos por su actividad profesional y la mayoría exige una regulación legal de su posición. Las temáticas que reinan en España y México no difieren mucho de lo que mueve a las masas a nivel internacional: moda, cosmética, videojuegos, deportes y lifestyle son las áreas más fructíferas tanto para los prescriptores de tendencias como para las marcas. A continuación presentamos una selección con seis jóvenes influencers de España y México.

El Rubius

Rubén Doblas Gundersen, apodado el Rubius, anunciaba en mayo en el vídeo “Me voy a dar un tiempo”, que ya suma más de 10 millones de visualizaciones, que se iba a permitir una pausa en su frenética actividad como celebridad del mundo gamer. Con más de 30 millones de suscriptores a su canal de YouTube y 8 y medio de seguidores en Instagram, el joven videoproductor es el personaje más seguido en España y el tercero más popular en YouTube a nivel global. Malagueño de raíces noruegas, su éxito se debe tanto a su conocimiento y a su pasión por el mundo del videojuego como a su propia personalidad. Esta autenticidad es la que le da credibilidad y le ha permitido mantener el listón bien arriba hasta ahora. Queda por ver cómo será su estrategia después de tomar aire en su actual punto de inflexión.

Para proteger tu privacidad, el vídeo se cargará tras hacer clic.

Dulceida

La barcelonesa Aida Domènech se autodefine como una “aficionada más a la moda”. Comenzó su andadura en las redes en 2009 con un blog de moda donde daba rienda suelta a su pasión y, si bien hoy ya no está activo, le sirvió como trampolín para convertirse en la reina de las influencers de moda en España. Con su propio canal de YouTube, DulceidaTV (casi 2 millones de suscriptores), y un perfil en Instagram que roza los 2 millones y medio de seguidores, en los que se presenta a sí misma como una chica del montón con buen gusto, la joven aspirante a actriz promociona marcas de moda, cosmética y lifestyle con una actitud cercana y modesta que le ha servido para hacerse un hueco prominente en el panorama de las prescriptoras millenials.

Pelayo Díaz

Pelayo Díaz comenzó muy joven como bloguero de moda con Katelovesme (2007), blog que comenzó a tener repercusión después de graduarse en la renombrada Central Saint Martins de Londres en 2011, gracias a sus colaboraciones con grandes firmas como Alexander McQueen o David Delfín. Fue entonces también cuando lanzó su primera colección (Nobody Knows). Tras romper su relación con David Delfín en 2014, el diseñador se hace frecuente en las grandes pasarelas y da el salto a la televisión (La que se avecina, Cámbiame, Bailando con las estrellas). Hoy, tras publicar su autobiografía, Indomable, en 2016, ya ronda el millón de seguidores en Instagram.

Morning ride to Granville with @Dior, some friends and my fiancé #pelandy

Ein Beitrag geteilt von Pelayo Díaz (@princepelayo) am

Yuya

Mariand Castrejón Castañeda aka Yuya nació en Cuernavaca, México en 1993 y entró muy pronto en la escena youtuber abriendo su propio canal en 2016 tras ganar un concurso de maquillaje. Hasta hoy ha sumado 21 millones de abonados, convirtiéndose en el 30º canal más importante en la plataforma. En su blog habla de belleza, moda y recetas de cocina y se presenta a sí misma como una persona cercana y risueña. Ha escrito dos libros autobiográficos, lanzado su perfume True en 2015 y una colección de maquillaje, Bailando juntos, en 2017.

Gabriel Montiel

Gabriel Gutiérrez es un exfutbolista de la tercera división mexicana convertido en influencer y vloger que logró ocupar la segunda posición en el panorama youtuber mexicano con su canal Werebertumorro, que ha cerrado recientemente tras 11 años de andadura y 17 millones de abonados. En el conocido canal, gestionado junto a su compañero Wero, se dedicaban a grabar cortometrajes y videoblogs de humor. Casi 5 millones de personas siguen su perfil en Instagram werebertumorro, donde cuelga fotos desenfadadas de su día a día.

Estoy donde se escribe la historia. Acá me quedo contigo @miseleccionmx

Ein Beitrag geteilt von Gabriel Montiel (@werevertumorro) am

Los Polinesios

La fama de los tres hermanos que se hacen llamar Los Polinesios, Rafael, Karen y Leslie, comenzó de la forma más casual cuando Rafael colgó una broma en YouTube dirigida al entorno familiar. Hoy gestionan cinco canales que suman más de 20 millones de abonados y en ellos muestran su vida cotidiana con mucho humor. Confiesan que no han crecido a la sombra de la televisión y por ello mostrarse en las redes sociales no supone un gran esfuerzo. Sus andanzas ahora trascienden la esfera digital para saltar al teatro con gran éxito.

El verano está por llegar

Ein Beitrag geteilt von Los Polinesios (@los.polinesios) am


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año