Fotografía de comida: degusta con la vista

Preparar, servir, disfrutar: estos son los pasos necesarios para garantizar la satisfacción del cliente en un restaurante o una cafetería. Aunque también puedes haberlo “invitado” primero. Cada vez más negocios del sector de la restauración confían en una página web atractiva o en las redes sociales para atraer a los clientes. Para tener éxito, la presentación del lugar y de los platos ofrecidos debe ser excelente: el tiempo y esfuerzo que inviertas en conseguirlo merecerá la pena.

Consejo

¿No tienes página web? Echa un vistazo a MyWebsite Now & Creator. Encontrarás justo lo que necesitas para tu negocio.

Para conseguir fotos de calidad necesitas el equipo adecuado. Aunque los smartphones ofrecen imágenes muy buenas con alta resolución, aún no permiten incorporar determinados efectos o requieren para ello incómodas aplicaciones adicionales. Del mismo modo, aunque el flash incluido en los móviles sirve para no sacar los ojos rojos, resulta muy difícil, por no decir imposible, implementar otras técnicas de iluminación. En este artículo te mostramos conocimientos básicos y consejos prácticos para dar a conocer tus habilidades gastronómicas de forma inteligente y así avanzar hacia la digitalización de tu negocio local.

Convencer con estándares de fotografía profesional

Tomar una foto de unas patatas fritas en un plato no basta, aunque no hay que olvidar que también forman parte de la foto. Esto muestra ya el marco creativo en el que se encuadra la fotografía de alimentos gastronómicos. La fotografía apela principalmente a los sentidos. Una buena foto de un producto no solo muestra el objeto, sino que transporta al espectador a un determinado ambiente, le hace percibir los sonidos típicos de una cafetería, le acerca el olor de un alimento o le permite incluso saborearlo. Todo esto le sirve como invitación para dejarse deleitar por la realidad. El producto que desencadena tal deseo pertenece naturalmente a la imagen y ocupa una posición central. Pero ¿puede conseguir esto un plato de patatas fritas sobre un fondo blanco? Tal imagen podría encontrarse en cualquier lugar. Por eso, es importante que te ayudes de elementos de diseño que capturen la atmósfera para complementarla, sin por ello desviar la atención del producto principal. ¿Sabes cómo hacerlo?

Particularidades del sector gastronómico

En los negocios que se dedican a la restauración se aplican estrictas normas de higiene. Los clientes también deben ser testigos del cumplimiento de estas normas, lo que tiene que tener su reflejo en las imágenes: preparación fresca, limpieza, vajilla y cubiertos impolutos, vasos perfectos, manteles y servilletas de buena calidad y a conjunto, etc. Si en las imágenes de los platos de comida y las bebidas también aparecen personas, estas deben mostrar una apariencia cuidada con una vestimenta adecuada. El decorado, los manteles y los adornos también tienen que cumplir con los mismos requisitos.

Con la COVID-19 se han endurecido aún más las medidas de higiene, lo que afecta tanto al servicio habitual de restaurante como a los servicios de venta para llevar, como Click & Collect. Los clientes deben estar seguros de que se respetan los estándares de limpieza y seguridad. Para ello, puedes servirte también de una foto de comida que lo transmita. En determinados casos puede incluso que sea necesario que tomes de nuevo fotos para tu página web de determinados alimentos o bebidas.

Consejo

La COVID-19 ha tenido un importante impacto en el sector de la restauración. IONOS muestra su apoyo a los restaurantes presentándoles consejos, diversos recursos y ofertas para hacer frente a este periodo. Échales un vistazo.

¿Qué equipo necesito?

El equipo técnico mínimo para poder realizar fotografías de productos de calidad para restaurantes y cafeterías incluye: una cámara digital, un objetivo mediano, tecnología de iluminación y material para el fondo. No es necesaria una cámara de fotos full frame. Las cámaras de sistema compacto con sensor APS-C (22,3 x 14,9 mm) y bayoneta intercambiable son buena opción. Disponer de un buen objetivo es esencial. Este debe tener una distancia focal de mínimo 50 milímetros, aunque es preferible el de 75 milímetros, y una apertura máxima de cámara de por lo menos f/2,8. El valor de apertura es un instrumento fotográfico esencial a la hora de dirigir el mensaje de la imagen. Encuentra más consejos en el artículo “Fotografía de producto: cómo conseguir imágenes profesionales”.

Para la iluminación, en general no se recomienda usar el flash que incorpora la cámara. En su lugar, utiliza unidades de flash giratorias con difusor de luz y filtros de colores para lente. Las luces LED son una buena opción asequible para regular la temperatura del color. Todos estos elementos permiten obtener muy buenos resultados. Además, estos tipos de iluminación también pueden combinarse con el flash. En lo que a la iluminación del escenario de las fotos respecta, también existen numerosas posibilidades: por ejemplo, las lámparas de anillo, muy apreciadas por emitir luz de forma uniforme.

Por último, no debes olvidar disponer de un trípode firme y un disparador remoto. Hoy en día estos últimos cuentan con tecnología inalámbrica y funcionan con wifi o bluetooth, lo que permite activar las cámaras modernas con una aplicación a través del teléfono móvil.

Consejos prácticos

Una vez que hayas decidido qué productos vas a escenificar, construye la escena. Puedes imaginarlo como un pequeño guion. ¿Qué pertenece a dónde? ¿Qué objetos forman parte de la imagen? Responder a estas preguntas te ayudará a crear un determinado ambiente mientras das vida a los productos. Ten en cuenta también las siguientes cuestiones: ¿qué elementos distraen la atención del componente central? ¿Cómo puedes hacer que tus clientes se sientan cómodos? Tu gusto personal y la capacidad de ponerte en sus zapatos son la mejor guía.

Los productos que fotografíes deben ser frescos para que muestren incluso una mejor apariencia cuando estén cocinados. No cocines los alimentos en exceso. Las verduras y frutas frescas, cortadas o enteras, son un elemento de decoración excelente. Aunque ten cuidado, pues muchos tipos de frutas recién cortadas empiezan a oxidarse rápidamente. En resumen, la fruta debe estar en perfectas condiciones: el color debe ser el apropiado y no debe presentar magulladuras. Las hierbas, las flores y los centros florales no deben mostrar hojas marchitas. Si recurres a los pétalos como motivo de decoración, hazlo con una intención concreta, por ejemplo, para decorar la mesa de un evento festivo.

Los vasos, la vajilla y los cubiertos deben estar limpios y, a ser posible, pulidos. Usa guantes para no dejar las huellas dactilares marcadas en los vasos y cubiertos. Además, ten en cuenta que las botellas y los vasos de cristal pueden reflejar la luz de la cámara, sobre todo si te acercas para hacer un primer plano.

No sobrecargues los platos con comida, pero tampoco muestres una cantidad ridícula. Lo importante es que aparezcan todos los componentes del plato o de la carta. Por ello, haz fotos individuales de todos los componentes de tu carta y para evita recargar las imágenes, captura los distintos componentes de diferentes formas. Busca lo más atractivo del plato, por ejemplo, mostrando la parte cortada de una lasaña o el perfil de un trozo de pastel.

La perspectiva de la imagen también desempeña un papel importante. Varios estudios han demostrado que la vista que se obtiene de los objetos cuando se está sentado en la mesa es la más atractiva. Recurre asimismo a elementos decorativos que completen la mesa. También se recomienda la vista desde arriba de los platos o de la mesa para las fotos, efecto utilizado muy a menudo en Instagram.

En la sesión fotográfica puedes jugar con la perspectiva, haciendo pequeños cambios en la altura o probando con ángulos completamente diferentes. Procede del mismo modo con la iluminación. Las fotos con luz y algunas sombras resultan naturales y parecen enmarcadas en la vida real. Disparar a contraluz crea dramatismo, aunque también puede conseguir que no se perciba correctamente el objeto principal. También vale la pena jugar con el color o probar con el blanco y negro.

Si además usas imágenes de terceros, asegúrate de que cumplir con los derechos de autor y así evitar posibles problemas legales. En el artículo informativo sobre los derechos sobre la imagen en Internet encontrarás más información.

La sesión fotográfica ha finalizado: qué debes hacer después

No es un secreto que sin una buena organización puede suponerte mucho tiempo encontrar la foto que buscas. Para evitar el engorro, basta con que dispongas de un archivo fotográfico organizado sistemáticamente. Puedes nombrar las carpetas por temática, aunque también puedes usar un sistema basado en el calendario. Para ello, te recomendamos usar el formato “AAAA-MM-DD-Plantilladecomida”. Otras subcarpetas pueden denominarse “página web”, “redes sociales”, “Instagram”, etc.

Consejo

¿Sabes dónde guardar tus archivos de fotografía y mantenerlos a salvo? El almacenamiento cloud HiDrive de IONOS es una solución segura ubicada en centros de datos europeos.

Una vez realizadas las fotos, toca elegir: ¿qué foto es más adecuada? Guarda todas las fotos, aunque algunas no terminen de convencerte a primera vista. Debes adaptar las fotos de alta resolución al formato y tamaño de imagen adecuados para la página web o el canal en redes sociales. No te deshagas de las originales, ya que nunca sabes cuándo vas a necesitarlas. Para editar las fotos hay varios programas disponibles. Junto al insigne Photoshop de Adobe, también existen otras alternativas gratuitas o a buen precio.

Cuando crees una página web para restaurantes y necesites adaptar el tamaño de las imágenes, en la mayoría de los casos basta con que prestes atención a los requisitos técnicos. En algunos sistemas de gestión de contenidos es posible subir la foto original, que el sistema convierte y almacena en diferentes tamaños previamente definidos. En la configuración de WordPress son 150 x 150 píxeles para thumbnails, 300 x 200 píxeles para las imágenes que se insertan en el texto y 1024 x 680 píxeles para cuadros con imágenes o galerías de fotos. La imagen original se encuentra almacenada en el servidor y utiliza varios megabytes de memoria. Para liberar espacio, merece la pena reducir las imágenes antes de subirlas a un tamaño máximo de largo de 1920 píxeles en una resolución de 72 dpi. Así reduces una foto de 4896 x 3672 píxeles y 8,6 megabytes a solo un tercio del tamaño del archivo. Esto es todo lo que necesitas con los formatos de páginas web más habituales.

Para elegir el tipo de archivo adecuado, el artículo “Los formatos de imagen más importantes en Internet“ puede ser de gran ayuda.

Imágenes para las redes sociales

Una buena estrategia de marketing para restaurantes y cafeterías no debe limitarse a su propia página web, sino que también debe incluir los distintos canales de redes sociales. En los últimos tiempos, el concepto de “Digital Food” está tomando impulso. Consiste en una forma de comunicación, en la que el proceso de comer incluido como publicidad se convierte en una interacción social. Utiliza para ello Facebook, Twitter, Instagram o YouTube: cada canal tiene su propio tamaño y formato de imagen.

Para desarrollar tu presencia online, vale la pena crear plantillas en los distintos formatos de imagen y etiquetarlas en consecuencia. En Internet, puedes encontrar algunas plantillas gratuitas para este propósito. A continuación, te presentamos un breve resumen con los requisitos de imagen en 2020.

Facebook

  • Imagen de perfil: 180 x 180 píxeles (se muestra en forma de círculo). Se sube con 1200 x 1200 píxeles
  • Imagen de portada: 820 x 312 píxeles
  • Imagen principal para eventos: 828 x 315píxeles
  • Imagen compartida: se recomienda 1200 x 630 píxeles

Instagram

  • Imagen de perfil: 110 x 110 píxeles (se muestra en forma de círculo)
  • Imagen cuadrada: 1080 x 1080 píxeles
  • Formato horizontal: 1080 x 560 píxeles
  • Formato vertical: 1080 x 1350 píxeles
  • Para stories: 1080 x 1920 píxeles

Twitter

  • Imagen de cabecera: 1500 x 500 píxeles
  • Imagen de perfil en la página de perfil: 400 x 400 píxeles
  • Imagen in-stream: 400 x 220 píxeles

Para los formatos que uses con mayor frecuencia puedes crear plantillas con las dimensiones de los píxeles. En algunos tipos de archivos, como PSD en Photoshop, puedes colocar las fotos en capas separadas para luego redimensionarlas, recortarlas, rotarlas o distorsionarlas, según desees. Los mejores programas en este ámbito incluyen también una función de exportación de imágenes web que proporcionan la resolución de 72 dpi. En el caso de los formatos circulares, el diámetro se utiliza como medida de la longitud de los bordes y se asegura que la parte importante de la imagen esté centrada.

En nuestro artículo sobre cómo pueden los restaurantes y cafeterías utilizar Facebook e Instagram para vender encontrarás más consejos y trucos para tener éxito en las redes sociales.

En resumen

Todo tiempo invertido en pensar cómo presentar tu restaurante o cafetería de forma única y original dará con toda probabilidad sus frutos. Conseguirás conservar a los clientes curiosos si, una vez que acuden a tu negocio, se les ofrece la misma calidad que muestran las imágenes anunciadas.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año