SMTP Relay: qué hay detrás del concepto

El protocolo de red estándar SMTP (abreviatura de simple mail transfer protocol) regula desde la década de 1980 la entrada y la transferencia de correos electrónicos en Internet. Pero un correo electrónico enviado no llega siempre por la vía más directa a su destinatario —por razones de seguridad esto no suele recomendarse o incluso puede estar prohibido—. En lugar de ello, el servidor de un tercero facilita el envío. Un smarthost de este tipo, bien configurado, sirve como SMTP relay para llevar a cabo envíos masivos de mensajes y, al mismo tiempo, evitar el correo basura (spam).

¿Qué es un SMTP relay?

El concepto SMTP relay tiene en Internet definiciones contradictorias. Algunas fuentes hablan de un proceso, otras de un servicio, otras emplean el término como sinónimo de servidor SMTP o incluso la comparan al protocolo SMTP. Si bien es posible que todas tengan razón, no consiguen relacionar adecuadamente los diferentes aspectos.

Por eso, vamos a intentar aquí facilitar una definición clara. SMTP relay se refiere al proceso de la transferencia de correos electrónicos en Internet desde un remitente a un destinatario (proviene del inglés “to relay” que significa transferir). Este proceso se efectúa de acuerdo con el Simple Mail Transfer Protocol por los denominados servidores SMTP relay que, a su vez, pueden formar parte de una prestación de servicio externa (un servicio SMTP relay).

¿Qué es un servidor SMTP relay?

Un servidor SMTP relay (también denominado servidor Mail-Relay o en inglés “mail transfer agent”) es, según la definición anterior, un servidor SMTP que permite una transferencia SMTP. Esto significa que recibe correos electrónicos de un remitente y los transfiere a un tercero. En la mayoría de los casos, se trata de un servidor externo de terceros en Internet conectado entre los servidores SMTP del remitente y del destinatario (así como otros posibles mail transfer agents, abreviado: MTA). Cuando se envían mensajes dentro de un mismo dominio de proveedores de correo no hay implicado ningún otro servidor, por lo que en este caso no se habla de un e-mail relay.

La diferencia también se puede representar gráficamente: si envías una carta a un familiar lejano, la oficina de Correos local la envía a la oficina más cercana al destinatario antes de entregársela (relay). Sin embargo, si se trata de un envío dentro de una misma localidad, la oficina correspondiente entrega la carta directamente en la dirección de destino (sin relay).

Un servidor SMTP relay, según su configuración, puede ser “cerrado” o “abierto”. En este contexto se diferencia entre un “Smarthost” y un “open relay email”. Por otra parte, un e-mail relay antepuesto el servidor de salida de correo del remitente, también puede asumir funciones útiles.

Smarthost

Un servidor SMTP relay configurado correctamente también se denomina “Smarthost”. En este sentido, se considera «smart» (inteligente) porque solo transfiere un correo electrónico cuando le compete al remitente o al destinatario. En cambio, los correos electrónicos de partes no autorizadas que queden fuera de la competencia del servidor son rechazados. Esto es posible con ayuda de diferentes métodos de autenticación tales como listas blancas, SMTP-After-POP o ESMTP con la extensión SMTP-Auth.

Open relay

Un inconveniente de SMTP es que su configuración básica no prescribe autenticación alguna de usuarios. Se recomienda no añadir manualmente los correspondientes mecanismos a un servidor SMTP relay, o se considerará como mal configurado y por tanto un “open relay”. Para entendernos: eso supone que el servidor también trasfiere correos electrónicos que no competen ni al remitente ni al destinatario.

Esta circunstancia permite a los ciberdelincuentes, ya sea mediante direcciones de remitentes falsas o robadas, enviar correos masivos de spam en Internet. Si se descubre un open relay de este tipo, por lo general en pocas horas o días, termina en las listas negras de los grandes proveedores de correo web. Todos los mensajes enviados a través de dichos correos, incluso los legítimos, se catalogan como spam y se filtran. Tú, como usuario del servidor SMTP relay configurado incorrectamente, tienes las de perder: debes subsanar la brecha de seguridad y solicitar la eliminación de la listas negras. Especialmente para las empresas y las organizaciones, este trabajo añadido puede suponer importantes pérdidas económicas.

Otras finalidades de uso de servidores SMTP relay

Las extensiones y las actualizaciones de los sistemas de correo electrónico normalmente no se implementan directamente en el servidor de salida de correo del remitente, sino que se efectúan a través de un servidor SMTP relay. Para poder “reequipar” varias funciones a la vez, se distinguen las “cadenas relay” que procesan un correo electrónico de manera diferente antes de introducirlo en la red. Entre estos campos de aplicación adicionales figuran:

  • Lucha antispam en el remitente: con el fin de preservar su reputación online, para los operadores de servidores de correo de salida también es importante evitar que sus propios usuarios envíen spam, virus u otro software malicioso. Los escáneres y cortafuegos correspondientes, por lo general, se instalan en un servidor SMTP relay separado para descargar al servidor de correo real.
  • Servicio de copias de seguridad de correos en el destinatario: un smarthost también puede recibir correos electrónicos para el servidor de entrada del destinatario, si este, por alguna razón, no está disponible en ese momento. Pero en cuanto está de nuevo en línea, el smarthost le transfiere los correos electrónicos sucesivos acumulados.

Otros campos de aplicación adicionales de los servidores SMTP relay son:

  • la firma y la encriptación de correos electrónicos,
  • la incorporación automática de un descargo de responsabilidad al final del mensaje,
  • el archivo de correos electrónicos y
  • el enrutamiento de correo y la reescritura en caso de modificación de la dirección

¿Qué es un servicio SMTP relay?

Imagínate el siguiente escenario: diriges una empresa pequeña o una organización cuyos empleados se comunican entre sí y con un reducido círculo de clientes, principalmente vía correo electrónico. Mientras que la cantidad de correos individuales sea relativamente baja no hay problema alguno en gestionar toda la correspondencia a través de un gran proveedor de correo electrónico.

Pero la situación es bien distinta si tu empresa ha ido creciendo y, con ello, ha aumentado también la cantidad de correos electrónicos intercambiados. Para poder hacer frente a la avalancha diaria de correo no deseado, la mayor parte de proveedores de Internet y de correo electrónico limitan la cantidad de mensajes que se pueden enviar por día. Los correos masivos, los boletines informativos y los mensajes automáticos de transacciones como confirmaciones de pedidos que deben enviarse a miles de destinatarios necesitan, por tanto, de una plataforma de envío asequible, escalable y fiable que responda a las exigencias especiales de una empresa en crecimiento.

Una opción es contar con un servidor SMTP relay propio. Pero si se utiliza un hardware propio para los correos electrónicos externos a la empresa, la gran cantidad de datos puede mermar el ancho de banda e impedir la correspondencia interna peer-to-peer. Otros inconvenientes son los costes de adquisición y la gran carga de trabajo relacionado con la administración del servidor. Hay que añadir, además, que los correos electrónicos de servidores SMTP relay desconocidos con frecuencia se catalogan como spam. Y lo mismo sucede con aquellos con IP dinámicas.

Debido a estas restricciones, muchas empresas recurren a un servicio SMTP relay profesional que explota un servidor propio para la transferencia de correos electrónicos. Los paquetes de mailing de proveedores como mailjet, sendinblue o turboSMTP están especializados en el manejo de grandes cantidades de correos electrónicos, cuentan con una estructura de precios escalable según la cantidad de mensajes y tienen, por regla general, una reputación intachable entre los proveedores de Internet y de correo electrónico dado que trabajan en estrecha colaboración. Después de instalar el servicio correspondiente, puedes usar tu programa de correo electrónico habitual (p. ej. Microsoft Outlook) para enviar y recibir mensajes.

Por otra parte, muchos servicios SMTP relay ofrecen otro valor añadido más como la función de servidor de informes: el servidor SMTP relay del proveedor inserta automáticamente en el cuerpo de cada correo electrónico un enlace de seguimiento que recopila datos económicos relevantes como el porcentaje de mensajes abiertos, clics, rebotes y también de información sobre el proceso de envío o del boletín informativo (p. ej. reclamaciones por correo no deseado o cancelaciones de la suscripción). Estas informaciones, bien analizadas e interpretadas, pueden servir de base para adecuar y modificar tu campaña de marketing por correo electrónico.