Utilizamos cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues utilizando nuestra página web o nuestros servicios, aceptas las condiciones de uso. Más información.
OK

¿Qué le aporta a mi empresa la computación en la nube?

Infraestructura como servicio: IaaS como un paso hacia la capacidad de futuro en la TI de la empresa

Permanecer flexible con la Cloud empresarial

La computación en la nube le ofrece a tu empresa para toda su infraestructura de TI la máxima flexibilidad con alto rendimiento. ¿Cómo funciona esto? Como proveedor de IaaS (Infrastructure as a Service, infraestructura como servicio) para clientes comerciales, con el Cloud empresarial ponemos a tu disposición un sistema con el cual puedes operar tu propio centro de datos virtual y extraer lo mejor de sus recursos, dado que puedes adaptarlos de manera flexible. Este no es el caso en muchas soluciones físicas individuales con hardware dedicado. Personal especializado y entrenado al efecto se ocupa del mantenimiento de los servidores físicos y se encarga de que no se presenten fallas.

La computación en la nube ofrece las siguientes ventajas:

  • La computación en la nube es individual y  verticalmente escalable,

  • está disponible al más alto nivel de servicio y soportada por administradores de sistemas de manera auténticamente profesional,

  • sus costos son relativamente reducidos y reduce al mínimo las necesidades de inversión,

  • está sometida a las estrictas disposiciones alemanas de protección de datos,

  • y es, gracias al uso de las tecnologías más modernas casi siempre más ecológica que los centros de datos clásicos.

Manejo flexible y eficiente de los picos de carga

En muchos sectores, los requerimientos de poder de computación no son igualmente altos a lo largo del año: Para poder reaccionar ante los picos de carga, las empresas con soluciones de servidores clásicas tienen que adquirir hardware adicional caro, que no requieren en absoluto la mayor parte del tiempo. O bien, renuncian a tales adquisiciones de alto costo, arriesgándose así a que se produzcan fallas; un riesgo que no quieren aceptar la mayoría de las empresas, y que gracias a la computación en la nube tampoco van a tener que aceptar nunca más en el futuro.

Configuración exacta de CPU, RAM y almacenamiento

Quien utiliza la Nube Empresarial para el área de B2B, se beneficia de la Flexibilidad de este sistema: Los núcleos, el RAM y el almacenamiento se configuran de tal manera que correspondan exactamente a los requerimientos de tu empresa. Gracias a Live Vertical Scaling (LVS, escalabilidad vertical en tiempo real) la escalabilidad de los servidores individuales y sus componentes funciona incluso al momento de estar operando. Esto les permite a los administradores intervenir de inmediato en caso de picos de carga, sin tener que volver a inicializar el servidor.

Al mismo tiempo, está a tu disposición la más moderna tecnología en cada una de las configuraciones, por ejemplo InfiniBand con 2 x 40 Gbit/s, almacenamiento en bloques en disco duro y discos de estado sólido (HDD-/SSD-Block-Storage), así como procesadores AMD o núcleos Intel con Hyperthreading.

Importante especialmente para B2B: La seguridad

Dado que con la Nube empresarial tus datos no se almacenan en un solo lugar (doble redundancia), la computación en la nube ofrece un factor de seguridad adicional que no puede proporcionar un servidor propio de la empresa a nivel local. De esta manera, todos los datos permanecen seguros y siempre disponibles incluso en caso de un incendio o un corte de electricidad repentino.

Además, nuestros servidores se alojan en Alemania y por lo tanto están sujetos a las estrictas disposiciones alemanas sobre protección de datos: ¡Con nosotros, tus datos están seguros!

Considerables ahorros en costos con Cloud Computing

Si solamente requieres grandes capacidades en situaciones excepcionales, y por lo demás te resulta suficiente con una capacidad de cómputo reducida, Cloud empresarial es la solución perfecta para ti: Solamente pagas por el servicio que realmente utilizas.

Además, se eliminan los altos costos de adquisición iniciales de los servidores físicos y sus accesorios. En un centro de datos físico a nivel local se compra nuevo hardware de manera cíclica: Se compra hardware para prevenirse frente a desarrollos futuros, a costa de la liquidez: en el caso de una nube de infraestructura como servicio (IaaS-Cloud), esto no es necesario.

Y por último, pero no menos importante: El medio ambiente

Y finalmente, la Computación en la nube es incluso más ecológica que un centro de datos local en la propia empresa. ¿Por qué? Para la Computación en la nube se recurre a centros de datos de proveedores de servicios que están especializados en mantener sus centros de datos al más alto nivel de actualización y con los más altos niveles de seguridad. Equipados con hardware eficiente y que ahorra electricidad, estos proveedores logran mejores valores de emisiones que la mayor parte de los centros de datos clásicos. También la climatización se realiza con métodos que ahorran energía, entre otros con recursos naturales (por ejemplo mediante refrigeración libre o enfriadores de agua). De esta manera, la Computación en la nube protege para las empresas en el área B2B no solamente el presupuesto, sino también el medio ambiente.