Fin del geoblocking: ¿qué se esconde tras el reglamento europeo?

Con la entrada en vigor, el 1 de abril de 2018, del reglamento europeo sobre medidas destinadas a impedir el bloqueo geográfico, se hacía realidad parte de una gran campaña que tiene como objetivo acabar con el geoblocking. Desde esa fecha, los proveedores de servicios de contenido online de pago como Netflix, Spotify o Amazon Prime están obligados a ofrecer sus servicios, en la misma medida y con la misma calidad, a los usuarios que residan temporalmente en uno de los estados miembros de la Unión Europea; sin importar que dicho país no se corresponda con el lugar de residencia indicado en el contrato. También desde entonces, se suponen eliminadas las restricciones en el número de dispositivos permitidos para el acceso a estos servicios online. En definitiva, si te vas de vacaciones, de viaje de estudios o negocios a otro país de la UE, puedes disfrutar de la oferta de los servicios de entretenimiento.

Definición

El término geoblocking, geobloqueo o bloqueo geográfico hace referencia al método de bloqueo de contenido aplicado por determinados proveedores en determinadas regiones o países. También la redirección de los visitantes a la página concreta de un país se considera bloqueo geográfico. Este geobloqueo o redirección es posible por la dirección IP con la que el usuario se conecta a la red y constituye una práctica especialmente utilizada en las tiendas online y en los servicios de streaming.

A finales de 2018 el reglamento para acabar con el geoblocking se aplicará también de forma oficial al comercio electrónico. Por ese motivo, los gestores web han de adaptar sus estructuras de ventas a un nuevo modelo transfronterizo.

¿Por qué prohibir el geobloqueo?

La materialización de los esfuerzos realizados por la UE para acabar con el bloqueo geográfico sirve a la comunidad para reforzar uno de sus objetivos principales: la creación y el mantenimiento de un mercado interior libre. El geoblocking ha supuesto un obstáculo durante años; si bien, se consiguió superar el 28 de febrero de 2018 con la entrada en vigor del Reglamento (EU) 2018/302. Salvo algunas excepciones, con la prohibición del geoblocking los proveedores de bienes y servicios ya no pueden restringir su oferta a determinados estados miembros de la UE. Tampoco podrán variar las condiciones de compra, entrega o pago en función de la residencia, lugar de establecimiento o nacionalidad del comprador, como ha venido ocurriendo hasta la fecha.

Nota

Incluso tras la entrada en vigor del Reglamento (EU) 2018/032 siguen estando permitidas las condiciones específicas de entrega por región, es decir, es posible delimitar la zona en la que se permite realizar la entrega de mercancías (por ejemplo, “entrega solo en España”). No obstante, los clientes que se encuentren fuera de este territorio no han de tener problemas para realizar el pedido, si bien este se entregará solo en alguna dirección dentro de territorio español.

El reglamento de geo unblocking de la UE será aplicable a partir del 3 de diciembre de 2018.

¿Qué servicios online (no) se incluyen en el reglamento europeo de geo unblocking?

La prohibición del bloqueo geográfico se aplica sobre los proveedores de servicios online de pago. Dado que principalmente son las tiendas online las que han hecho un mayor uso del geoblocking, son también estas las que más se han visto afectadas por el reglamento. Pero, para cumplir con la nueva normativa de la UE, también los proveedores de servicios en la nube como el hosting web o los servicios de almacenamiento online han de acabar con las variantes regionales o nacionales existentes en sus ofertas (costes, funcionalidad) así como eliminar las restricciones existentes.

No obstante, también existen servicios y contenidos exentos del cumplimiento de este reglamento, como pueden ser:

  • Asistencia sanitaria
  • Servicios financieros
  • Servicios sociales que cumplen con determinados requisitos
  • Transmisión de acontecimientos deportivos
  • E-Books
  • Videojuegos

(La lista no es definitiva.)

Suposiciones erróneas sobre la prohibición del geoblocking

Como ha ocurrido con otros cambios introducidos en el mundo online, nótese el caso del RGDP, el reglamento relativo a la prohibición del geobloqueo también está causando mucha confusión y preocupación entre los proveedores de Internet. Estos no solo desconocen si la propia página se ve afectada, sino que también muestran dudas con respecto a otros temas.

Por ejemplo, algunos gestores web han asumido de forma errónea que este reglamento les obliga a vender los bienes o servicios activamente en todos los estados miembros. Sin embargo, tal tipo de obligación no se contempla en la ley. Por lo tanto, estos se pueden dirigir a los países de la UE que elijan, siempre y cuando no redirijan a los posibles clientes a otra página con condiciones diferentes o adapten la demanda dependiendo de su residencia, lugar de establecimiento o nacionalidad.

Tampoco se obliga a realizar entregas en otros estados miembros diferentes a los que se oferta el producto. No obstante, aunque no se ofrezcan dichas entregas de bienes en un determinado país de la UE, sus habitantes deben tener el derecho de realizar pedidos y poder recibir la mercancía en un lugar dentro del territorio contemplado para el envío.

Nota

Es posible también determinar los métodos de pago que se aplican tras la entrada en vigor del reglamento.

En lo que a la determinación del precio respecta, se tiene más libertad de lo que puede parecer a primera vista. Por ejemplo, están permitidas las diferencias de precio resultantes de la aplicación de impuestos sobre el valor añadido de cada respectivo país. En principio, tampoco se está obligado a armonizar todos los precios en la UE, lo que permite ofrecer diferentes precios netos de venta en las distintas tiendas siempre que se haga “de forma no discriminatoria” (Reglamento (UE) 2018/302: artículo 4.2). No obstante, todavía no se sabe con certeza cómo se pueden justificar estas diferencias, aunque se esperan una serie de normas adicionales por parte de la comisión de la UE.

¿Qué sanciones amenazan el incumplimiento del reglamento para la prohibición del geoblocking?

La aplicación del geo unblocking es competencia de cada uno de los estados miembros, que para ello han de designar uno o varios organismos competentes al respecto. Además, han de establecerse una serie de normas que determinen las medidas que se aplican en caso de que se infrinja la ley. Estas deben ser “eficaces, proporcionadas y disuasorias” (Reglamento (UE) 2018/302: apartado 2.9).

Cómo prepararse para la prohibición del geobloqueo

Si ofertas un servicio web de pago en el que has aplicado bloqueo geográfico, es momento de empezar con la adaptación del proyecto. Uno de los puntos más importantes es la desactivación del conjunto de técnicas de geobloqueo que limita o modifica el acceso al servicio a usuarios de otros países miembros. También hay que desconectar el reenvío automático a otra página, basándose en la IP del usuario, es decir, es posible usar páginas localizadas a otro países pero para redirigir al cliente a estas es necesario su consentimiento previo (por ejemplo, cuando se hace clic en un menú de selección del idioma). Lo más importante, en todo caso, es que el usuario pueda volver a la página original en cualquier momento.

Nota

Crea formularios de forma que los datos de contacto de otros países también se puedan introducir sin problemas.

Tan pronto como hayas adaptado el servicio web en lo que a las exigencias técnicas se refiere, hay que prestar atención a los términos y condiciones y al aviso legal. Comprueba que estos documentos no contengan declaraciones discriminatorias para usuarios de otros países de la Unión Europea y elimina los pasajes que no correspondan. Si se da el caso de que ofreces servicios o bienes con precios diferentes dependiendo del país (impuestos, gastos de envío y regulaciones nacionales), debes indicar los motivos que justifican esta diferenciación.

Favor de tener en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.