Normativa alemana sobre gestión de envases y embalajes de 2019

El 1 de enero de 2019 entró en vigor en Alemania una nueva ley relativa a la gestión de embalajes y envases (en alemán, VerpackG) que se aplicará sobre fabricantes o exportadores que negocien en territorio alemán y cuyos productos estén destinados al consumidor final (B2C) e incluyan algún tipo de embalaje o envase. Es decir, que el domicilio fiscal de la empresa se encuentre o no en el país germánico no es una condición a considerar para el cumplimento de la ley. Pero ¿en qué consiste exactamente esta nueva normativa y qué hay que tener en cuenta como empresa exportadora para cumplir la nueva ley?

¿Cuál es el objetivo de la nueva Normativa alemana para envases y embalajes?

Hasta el 31 de diciembre de 2018, las empresas que comerciaban en el mercado alemán se guiaban por la normativa de envases conocida como VerpackV, cuya entrada en vigor se remontaba al año 1991. En esta, se transfería la responsabilidad sobre la eliminación de determinados materiales desde la administración local a la comunidad empresarial. Con ello se perseguía que los proveedores y distribuidores de materiales de embalaje o envasado participaran en los costes de eliminación. Para cumplir con este objetivo, se creó el Sistema Dual de gestión de residuos que garantiza la recogida de los diferentes envases y embalajes para su reciclado o reutilización.

No obstante, el 1 de enero de 2019 empezó a aplicarse una nueva Normativa sobre gestión de envases y embalajes. Con ella, la autoridad legislativa no solo pretende que las empresas participen en los costes medioambientales, sino sobre todo que reduzcan en la medida de lo posible los residuos de envases. Además, pretende seguir fomentando el reciclado y la reutilización. En particular, se pretende disminuir significativamente los envases de un solo uso para bebidas.

Antes de la entrada en vigor de la nueva normativa, muchos distribuidores eludían repetidamente sus responsabilidades, no contribuyendo a los costes de eliminación. No obstante, la nueva normativa no pasa por alto este hecho. Por eso, con la nueva Ley se persigue conseguir una mayor equidad y transparencia.

Hecho

La Normativa alemana sobre gestión de envases y embalajes es también una respuesta a las directivas de la UE en esta materia.

¿Qué cambios introduce la nueva Ley?

Al igual que la normativa anterior, la nueva Ley de envases también se aplica a todos los envases que el cliente elimina como residuos. Estos se separan en el contenedor amarillo para plásticos, el contenedor de residuos de vidrio y el contenedor de papel. De acuerdo con la antigua ordenanza, eran los fabricantes de tales envases y los considerados primeros distribuidores del producto los encargados de contribuir desde un punto de vista financiero en la eliminación de estos materiales. Sin embargo, no todos han procedido tal como lo estipulaba la ley. Con el fin de evitar que determinados distribuidores o fabricantes no participaran en la eliminación de residuos, uno de los principales cambios de la nueva ley es la obligación de registrarse antes de poner en el mercado productos que incluyan materiales de embalaje o envase.

En la web de la fundación alemana Stiftung Zentrale Stelle Verpackungsregister (ZSVR), las empresas pueden inscribirse en el registro LUCID, disponible también en inglés, donde han de indicar qué envases van a comercializar. Una vez registrados, reciben un número con el que participar en el Sistema Dual, sin el cual no es posible hacer circular materiales de embalaje en territorio alemán.

Nota

El registro en LUCID no substituye al contrato con un sistema de eliminación de residuos, del cual deben ocuparse los fabricantes.

En LUCID ha de indicarse la información relativa al fabricante o comerciante, la empresa y los productos, junto a los materiales usados para su embalaje o envasado. Con el objetivo de aportar una mayor transparencia, el registro (que como antes se ha indicado se denomina LUCID, que significa transparencia en inglés) es público, es decir, los clientes pueden también acceder a él si lo desean.

En el pasado, para poder determinar el reparto de costes, los fabricantes y los distribuidores tenían que indicar cuántos y qué envases habían comercializado. Según la nueva normativa esta información no solo debe ponerse a disposición del sistema de gestión de residuos, sino que también debe comunicarse a la ZSVR.

La ZSVR es también responsable de publicar información sobre los materiales que deben ser registrados de acuerdo con la nueva Ley. Sin embargo, aunque dispone de información en la web, esta se encuentra en alemán. Para aquellos que lo necesiten es posible ponerse en contacto directamente con la ZSVR.

¿Qué implica la nueva Ley alemana de envases para las empresas?

La nueva Ley de envases concierne a los mismos sujetos incluidos en la ley anterior, es decir, todos aquellos considerados como los primeros distribuidores: los primeros fabricantes, distribuidores o comerciantes electrónicos que introducen en el mercado un embalaje con contenido (excluyendo así a los propios fabricantes del envase) destinado al consumidor final (B2C) deben participar en este proceso de eliminación. Si el fabricante no está establecido en Alemania y el producto solo lo comercializa un importador alemán, este importador se considera el distribuidor y en consecuencia ha de respetar la nueva Normativa.

En la nueva Ley también se incluyen los materiales usados en el embalaje de un producto o los empleados en su envío. Por ejemplo, un minorista con una tienda online que envía un producto en una caja de cartón debe pagar por ella, así como por el material de embalaje y la cinta adhesiva.

Además, de acuerdo con la normativa para adherirse a un sistema dual y, por lo tanto, vender productos envasados en Alemania, antes es necesario estar inscrito en LUCID. En caso de incumplir lo estipulado, habrá que hacer frente a importantes multas: hasta 100 000 euros por caso si no estás debidamente registrado y sigues ofreciendo productos (no se requiere una venta real), cantidad que se duplica si no se contribuye en absoluto a los costes de eliminación.

Nota

El registro debe ser realizado por cada empresario, es decir, no puede llevarlo a cabo un tercero.

En el pasado, los empresarios tenían que indicar al sistema dual dos veces al año qué cantidades y tipos de envases habían puesto en circulación: al principio del año se hacía una estimación y al final de año se indicaba la cantidad real. Con la nueva ley estas declaraciones periódicas han de seguir teniendo lugar, solo que además de presentarse en el sistema dual, también hay que enviarlas al ZSVR. Si no se realiza dicha notificación al registro central, es posible hacer frente a multas de hasta 10 000 euros.

En el caso de las grandes empresas, sigue estando presente la obligación de presentar una declaración de completeness si se supera el uso de determinadas cantidades de materiales de envasado o embalaje: con más de 80 000 kg de vidrio, 50 000 kg de papel/cartón o 30 000 kg de metal/plástico un experto registrado ha de certificar la cantidad real de envases utilizados. Esta declaración también debe almacenarse en el registro LUCID en el futuro. Si no se cumple con dicha obligación, se pueden imponer multas de hasta 100 000 euros.

En definitiva, si eres distribuidor o fabricante no puedes olvidar seguir los pasos que se presentan a continuación:

  • Regístrate en la ZSVR a través de LUCID.
  • Introduce el número de registro en el Sistema Dual.
  • Realiza las declaraciones necesarias tanto al sistema dual como al ZSVR.

Favor de tener en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.