Vlog: de diario en vídeo a herramienta de marketing

Si miras los canales de “youtubers” conocidos, la palabra vlog llamará tu atención constantemente. Se trata de vídeos en los que una persona se dirige directamente al usuario y, en algunos casos, independientemente del tema central del canal, comparte pensamientos o impresiones privadas con ellos. Esta mezcla de vídeo y blog se llama vlog y juega un papel importante en la marca personal de un canal o cuenta. Si controlas este formato hábilmente, puedes usarlo para fortalecer la confianza en tu perfil.

¿Qué es un vlog y qué objetivos tiene?

La palabra vlog es una forma abreviada de videoblog, es decir, entradas de blog en formato de vídeo. En un vlog, la persona que habla se dirige al espectador directamente y habla libremente sobre un tema específico, experiencias personales u ofrece una visión de su forma de vida (por ejemplo, grabarse en un viaje, en un tour por su apartamento o mientras va de compras). De esta manera, los seguidores tienen la sensación de conocer realmente a la persona que hay detrás de la cuenta y crean un vínculo personal con ella: el espectador ocasional se convierte en un seguidor fiel.

La creciente popularidad de los vlogs tiene una estrecha relación con el éxito de YouTube. Mientras los primeros “youtubers” todavía se concentraban en su tema central, empezó la batalla por el número de clics y de suscriptores con la posibilidad de monetizar los canales de YouTube. La presión por crear regularmente contenido nuevo y variado para atraer suscriptores que se quedaran a largo plazo aumentó. Los grupos destinatarios, algunos de ellos muy jóvenes, buscaban figuras con las que identificarse y un vlog les ofrecía la oportunidad perfecta para dirigirse (aparentemente) de tú a tú a los seguidores. Cuanto más auténtico parecía, más se convertían los “youtubers” en ídolos, cuyo estilo de vida había que imitar: habían nacido los influencers.

¿Qué hace que un vlog sea bueno?

Los primeros vlogs eran aún vídeos amateurs, habitualmente grabados en habitaciones con mala iluminación o con cámaras inestables de teléfonos. Desde entonces las cosas han cambiado. Los vlogs de las estrellas de YouTube de hoy en día son vídeos cuidadosamente planificados y producidos profesionalmente, cuya creación dura a menudo un día entero o incluso varios días. Sin embargo, la autenticidad sigue siendo la máxima prioridad. Los vídeos aún dan la impresión de haber sido grabados rápidamente por capricho. Y eso realmente se hace para que los seguidores puedan seguir sintiéndose identificados con la cuenta o la persona que hay detrás de ella.

Aparte de eso, un buen vlog se caracteriza por los siguientes rasgos:

  • Discurso personal. Independientemente de si en el vídeo tratas un tema de actualidad, cuentas tu último viaje o explicas una circunstancia difícil, es importante que el espectador se sienta identificado. Esto lo puedes conseguir a través de recursos estilísticos del habla, como las preguntas retóricas o la formulación de posibles objeciones o contrapreguntas.
  • Lenguaje al mismo nivel. Elige un lenguaje que vaya bien tanto con el público destinatario como con el tema. Usar expresiones demasiado formales crea distancia y, a menudo, está fuera de lugar en las redes sociales. Al mismo tiempo, puedes ponerte en ridículo si usas a la fuerza expresiones del lenguaje juvenil o, en el peor de los casos, si las usas incorrectamente. Lo más natural es que hables como lo harías con tus amigos y familia en tu día a día.
  • Selección de los temas. El tema debe ir en sintonía con el concepto de la cuenta y a la vez interesar e informar a los seguidores. Piensa primero lo que quieres decir y redacta los puntos más importantes en un papel. Así conseguirás un hilo en tu vlog que te ayudará a no perderte en detalles ni a salirte del tema.
  • Duración. La fórmula mágica para las publicaciones en redes sociales es ser “breve y sencillo”. Muchos usuarios están acostumbrados al llamado snackable content y tienen una capacidad de atención corta. La duración óptima de un vlog depende de la plataforma donde se encuentre. Para YouTube está entre 10 y 15 minutos, para las historias de Instagram o Snapchat entre 2 y 3 minutos. Este lapso te garantiza la total atención de los espectadores y es más que suficiente para la mayoría de los temas cotidianos. En casos excepcionales se puede hacer un vlog más largo cuando el tema sea especialmente complejo o te interese mucho.
  • Intercambio con la comunidad. Muestra a tus seguidores que valoras sus comentarios. Con esta finalidad, puedes publicar vlogs en los que respondas comentarios o preguntas sobre vídeos anteriores. Preguntando por temas de interés o tomando sugerencias de la comunidad también se puede conseguir llegarlos seguidores.

El papel de los vlogs en el marketing online

Cuantos más clics y suscriptores tiene una cuenta, más interesante se vuelve desde el punto de vista del marketing, ya que un gran alcance es una buena condición previa para promocionar productos de una empresa y así aumentar su popularidad. En este caso cada vlogger tiene que preguntarse dónde está el límite entre la promoción ocasional de productos y la publicidad intrusiva.

Consejo

Otra manera de ganar dinero con el contenido es a través de plataformas de apoyo como Patreon. Ahí los seguidores que valoran tu contenido pueden suscribirse y promocionar tu trabajo con una aportación mensual regular. A cambio ellos consiguen acceso a contenido premium de Patreon o a otras ventajas individuales.

Muchos seguidores generalmente no tienen ningún problema con que una cuenta presente de vez en cuando muestras de relaciones públicas, siempre que la orientación y el estilo de las publicaciones no cambie y las publicaciones patrocinadas no se salgan de control. Si de repente solo muestras productos de lujo que tu público destinatario no se puede permitir o te comprometes como embajador de una marca y solamente promocionas esto, puede costarte rápidamente la confianza de la comunidad ganada con tanto esfuerzo.

Lo que cuenta es comunicarse con la comunidad de manera honesta y transparente. Si etiquetas claramente las colaboraciones publicitarias y explicas por qué has decidido trabajar con una marca, estás incluyendo a los seguidores en este importante paso.

Entre los vloggers más famosos en España y México se encuentran:

  • ElrubiusOMG. Es el “gamer” de YouTube más influyente en España. La mayor parte del contenido de su canal son vídeos comentando videojuegos mientras él mismo juega, pero también sube vlogs respondiendo preguntas de sus seguidores, haciendo retos, etc. Se le conoce también por sus vídeos haciendo bromas en Chatroulette.
  • Yuya. En 2009 Mariand Castrejón Castañeda empezó a publicar sus vídeos y, en la actualidad, se considera una de los vloggers más influyentes de habla hispana. Con 24,6 millones de suscriptores en su canal, muestra un contenido variado relacionado principalmente con temas de belleza.
  • Dulceida. Esta influencer empezó con su vlog como un pasatiempo en 2009 y acabó convirtiéndolo en su trabajo. Dulceida dedica su canal a vlogs de moda, belleza y viajes y la siguen más de 2 millones de personas.
  • Lusito Comunica. El canal del youtuber mexicano Luis Arturo Villar Sudek cuenta con una temática completamente diferente hasta lo ahora presentado. Sus vídeos se caracterizan por mostrar contenido con sus viajes por distintas partes del mundo.

¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año