Software on premises vs. cloud: ventajas y desventajas

Hoy en día, no es necesario que tengas todos los programas instalados en tu PC o portátil. Muchas aplicaciones están disponibles también o únicamente en línea (en la nube) sin que seamos realmente conscientes de ello. Cualquiera que trabaje con Google Docs u Office 365, por ejemplo, ya está utilizando un software en la nube. Aunque sus ventajas están claras ¿son siempre las soluciones en la nube la mejor opción? Conoce las ventajas y desventajas de ambas posibilidades.

Software on premises

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Muchos usuarios y empresas están ya acostumbrados a trabajar con software on premises y nunca han tenido problemas. Compras el producto, lo instalas y lo utilizas durante varios años de forma local. La principal ventaja de este tipo de software reside en la propiedad:una vez lo adquiere, el compradorpuede utilizarlo de manera indefinida, aunque haya pagado solo una vez por él. Pero ¿realmente es siempre así? En el entorno corporativo, por ejemplo, se trabaja con licencias que restringen su uso en un número ilimitado de estaciones de trabajo. Es por eso que normalmente se compra una licencia para cada empleado o se adquieren paquetes de licencias. Sea como fuere, no se trata de una opción barata.

Un software on premises de calidad va actualizándose constantemente, permitiendo ampliar las funciones del programa, mejorar su estabilidad o cerrar brechas de seguridad. Sin embargo, también se requiere que los usuarios las instalen con regularidad, lo que implica un trabajo adicional. En las grandes empresas en especial, este proceso de instalación de actualizaciones y corrección de errores puede suponer un esfuerzo considerable. Además, estos servicios no suelen estar disponibles de manera ilimitada. A partir de un momento concreto muchos proveedores de software dejan de desarrollar la versión antigua y se centran en un producto nuevo. Entonces tienes dos opciones: o sigues trabajando con una versión obsoleta o inviertes en el nuevo producto.

Con todo, no hay que pasar por alto otra ventaja: todos los datos permanecen en el lado del usuario. Mientras que las soluciones en la nube envían la información a un servidor remoto en un centro de datos, con el software on premises todos los datos se almacenan de forma local, a menos que se opte por un servicio de almacenamiento en la nube. Como usuario de soluciones in situ, además, siempre tienes el control y puedes decidir cómo gestionar el software.

Ventajas

Desventajas

Compra: con el software on premises no van asociados costes operativos.

Hardware: los dispositivos utilizados deben ser adecuados para el software.

Control: el usuario es el que decide lo que hacer con el software.

Trabajo adicional: el mantenimiento del software genera un esfuerzo adicional.

Protección de datos: los datos sensibles pueden permanecer en el sistema y no tienen por qué ser traspasados a terceros.

Escalabilidad deficiente: las licencias son caras y deben adquirirse a largo plazo.

Acceso: puesto que el software se utiliza en tu propio ordenador, siempre puedes trabajar con el programa sin restricciones.

Soporte limitado: el desarrollo del software tras su adquisición suele limitarse en el tiempo.

Cloud Hosting potente y flexible para tus stacks personalizados

Escalable y rápido desde sólo $230/mes

Stack personalizable
Tráfico ilimitado
Asistencia 24/7
CTA-Image

Software en la nube

Gracias a la computación en la nube y a SaaS, los usuarios ganan opciones: en lugar de comprar el programa en cuestión, instalarlo en el PC y luego utilizarlo, pueden decantarse por una suscripción. En este sistema es el proveedor el encargado de alojar el software en un centro de datos y de ofrecerel acceso a los usuarios. Por su parte, el hardware del usuario ha de cumplir con un único requisito: ha de poder establecer una conexión a Internet para utilizar el programa a través del navegador. El rendimiento computacional en sí tiene lugar exclusivamente en el centro de datos del proveedor, que no ha escatimado recursos para configurarlo adecuadamente.

Los proveedores cuentan con personal cualificado para realizar el mantenimiento tanto del hardware como del software. El usuario, por tanto, puede olvidarse de instalar actualizaciones, que están disponibles al momento. Además, como el software no está ligado al hardware es posible acceder al programa desde cualquier lugar, es decir, no hay limitaciones ni por dispositivo ni por localización. No obstante, la conexión a Internet es imprescindible, pues sin ella no funciona nada. Esto puede ser crítico para usuarios profesionales y empresas, puesto que la eficiencia no puede depender de una mala conexión a Internet.

Un software profesional puede ser caro. Aunque con el software on premises solo hay que pagar una vez por el producto, a menudo también lleva asociado un precio elevado que las empresas más pequeñas o los negocios recién creados no se pueden permitir. Además, puede ocurrir que, a medida que el negocio y los requisitos van creciendo, las necesidades en cuanto a software cambien, haciendo inservible al programa inicial. Con la mayoría de los proveedores de SaaS, los usuarios pueden optar por una suscripción anual o mensual, lo que les permite cambiar de producto en un plazo relativamente corto, así como añadir o eliminar funciones adicionales o usuarios.

Al optar por un software en la nube hay que confiar en el proveedor y estar dispuesto a cederle el control. Esto se debe, entre otras cosas, a que una empresa puede tratar con datos sensibles que se van a almacenar en los centros de datos del proveedor. Si el fabricante del software de nube no se toma en serio la privacidad, se da una situación crítica. La cesión de control también puede resultar problemática: si el proveedor decide (por sí mismo o debido a un tercero) a interrumpir el servicio o incluso hacer una pausa para realizar trabajos de mantenimiento, puede causar errores con consecuencias negativas para los usuarios.

Ventajas

Desventajas

Requisitos de hardware: el PC o portátil utilizado no requiere un alto rendimiento, ya que la computación se realiza en el centro de datos.

Acceso a Internet: si no hay conexión a Internet o esta es inestable no se puede usar el software.

Mantenimiento: dado que las actualizaciones las lleva a cabo personal especializado del proveedor, el usuario no tiene que dedicar tiempo extra a realizarlas.

Protección de datos: debes confiar en que el proveedor va a manejar los datos con conciencia.

Escalabilidad: se pueden añadir o eliminar funciones o cuentas con relativa rapidez.

Independencia: si el proveedor deja de operar en la nube, el usuario no podrá seguir usando el software.

Costes: como SaaS es un modelo de suscripción, los costes iniciales son bastante bajos.

 

On premises vs. cloud: ambos tipos de software cara a cara

Si bien el software en la nube no difiere necesariamente del local en cuanto a gama de funciones, las dos soluciones presentan todavía diferencias considerables en otros aspectos.

 

On premises

Cloud

Costes

El precio de la licencia es relativamente alto, se paga solo una vez.

El modelo con suscripción supone un pago regular, aunque relativamente bajo.

Instalación

Los usuarios instalan el software en su propio hardware.

Los usuarios acceden al software a través de Internet.

Mantenimiento

Los usuarios tienen que instalar las actualizaciones.

El fabricante instala las actualizaciones en un segundo plano.

Escalabilidad

A veces es posible adquirir extensiones para el software, aunque en la mayoría de los casos hay que comprar otro nuevo.

Se pueden añadir o eliminar funciones y usuarios sin apenas esfuerzo.

Hardware

El usuario debe contar con el hardware adecuado y asegurarse de que el software es compatible.

Como el software está alojado en servidores especiales, el usuario ha de disponer únicamente de conexión a Internet.

Protección de datos

Los datos permanecen en el PC del usuario.

El fabricante tiene que asegurarse de que terceros no autorizados no puedan acceder a los datos del usuario, ni siquiera durante la transmisión en Internet.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año