Ideas de startups: cómo encontrarlas y ponerlas en marcha

Con grandes sueños y poco dinero, el siguiente gran éxito llega al mercado y en poco tiempo gana millones. Las startups son el venado joven de entre las empresas. Si quieres formar parte de ellas, aquí encontrarás una guía para encontrar buenas ideas para startup y aprenderás qué hay que tener en cuenta para crearlas.

¿Qué es una startup?

Si traducimos el término “startup”, deducimos rápidamente una característica importante de esta forma empresarial: las startup son empresas que se crean por primera vez (“arrancar” o “despegar”). También es característico de ellas un alto grado de innovación. Muchas ideas de startups se mueven en los ámbitos de la digitalización, la sostenibilidad y la tecnología; todos temas muy nuevos en los que hay un gran potencial de mejora. En el mejor de los casos, la idea de negocio de una startup no es solo innovadora, también es escalable, lo que significa que tiene un potencial de crecimiento (rápido) superior a la media.

Otra particularidad que solemos encontrar en las empresas emergentes es el capital: al principio suele estar disponible durante tiempo limitado. Para sacar al mercado una idea, normalmente hacen falta patrocinadores e inversores, y como las ideas de startups se conocen por su gran potencial, son casos de inversión muy populares.

¿Cómo encontrar las mejores ideas para startup?

A veces este momento ocurre cuando nos topamos con un problema del día a día y pensamos: “tiene que haber otra manera (o una manera mejor) de hacer esto”. Hemos de reconocer que esto rara vez da pie a una gran startup, pero a veces el día a día sirve como punto de partida para nuevas ideas. Si prefieres un enfoque más estructurado, hay múltiples métodos creativos y de lluvia de ideas adecuados para recopilar, estructurar y finalmente ordenar por prioridad las ideas de startups.

Puedes utilizar por ejemplo los siguientes enfoques para buscar ideas:

  1. Aprovechar el potencial de optimización: echa un vistazo a los modelos de negocio existentes y pregúntate qué podría hacerse mejor, de manera más rápida o más económica. Por ejemplo, reduciendo la cadena de suministro o fabricando la mercancía con menos costes.
  2. Responder a necesidades: Quizá descubras tú mismo que te falta un producto o un servicio, o investigues qué problemas sin resolver existen en las empresas y distintos grupos de clientes.
  3. Reconocer y sacar jugo a las tendencias: En nuestra sociedad hay temas y acontecimientos cada vez más generales que requieren ideas innovadoras, como por ejemplo el cambio climático o los cuidados.

Cómo encontrar ideas de negocio startup: otros temas posibles

Si trabajar sobre una idea completamente propia (todavía) te es difícil, tienes a tu disposición otras fuentes de inspiración:

  1. Fíjate en lo que hacen los demás. Hay multitud de plataformas y artículos en los que se presentan ideas de negocio online y offline. Otra fuente de inspiración es la Startup Idea Matrix, en la que se comparan distintas ramas y enfoques de modelos de negocios y se incluyen ejemplos más o menos prominentes. Evidentemente, esta matriz no te dará la solución ideal pero puede ayudarte a descubrir potencial y llegar a ideas de startups totalmente nuevas.
  2. Tomar el relevo a una empresa. En ocasiones existe la posibilidad de adquirir o unirse a una empresa ya existente; de hecho hay plataformas especiales para ello. En sentido puramente estricto, con estas empresas o relevo, no se crea una startup, pero este paso puede ser un punto de partida para algo nuevo.
  3. Franquicias. Cuando no solo te falta la idea, sino que además también te da mucho respeto crear una empresa desde cero, puedes considerar el modelo de las franquicias. De esta manera ya cuentas con un modelo de negocio establecido, apoyo en la creación y una marca ya conocida. Para ello, has de aportar tú mismo el capital inicial y pagar las tasas al franquiciador. En este caso, también es verdad que la capacidad de innovación es limitada y las ideas clásicas de startup son escasas.

Startups de éxito: 5 ideas

Los próximos cinco ejemplos de ideas de startups internacionales demuestran que a veces no hay que volver a inventar la rueda para que una idea sea totalmente exitosa:

  1. N26: un banco directo alemán cuya cuenta corriente puede utilizarse gratis mediante app. La atención al cliente se hace de manera totalmente digital con un chat en vivo. Algo que en realidad parece poco innovador pero que con el tiempo ha acabado teniendo un valor de más de tres mil millones de euros.
  2. Blinkist: otra app también desarrollada en Alemania pero que te proporciona la información más importante sobre libros de divulgación, guías y superventas en formato corto o en audio. Esta innovadora forma compacta de compartir conocimiento está conquistando poco a poco el mercado internacional.
  3. Dropbox: la idea de la solución en la nube nació en 2007, después de que uno de los fundadores se hubiera olvidado su memoria USB en casa. Hoy día Dropbox almacena más de 300 millones de datos al día y la empresa vale más de 300 mil millones de dólares. Hay que reconocer que hace tiempo que dejó de ser una startup.
  4. AirBnB: AirBnB también empezó siendo pequeña. Pasaron dos años hasta que la idea de la plataforma de arrendamiento y alquiler despegó. Actualmente, en AirBnB encuentras más de dos millones de lugares de alojamiento, guías y mucho más en más de 190 países.
  5. Zappos: La zapatería online más grande del mundo ahora pertenece a Amazon y es un ejemplo clásico de cómo puede acabar siendo la vida de una startup. Al principio de su carrera, el fundador hacía fotos para zapaterías, las subía a internet y cuando un cliente le compraba unos zapatos online, iba a comprarlos a la tienda. Poco a poco fue descubriendo que su idea de tienda online funcionaba y qué surtido era más popular.
Nota

¿Has desarrollado un plan de negocios para una tienda en línea y quieres hacerlo despegar? Crear tu tienda en línea con IONOS y aprovecha el Social Buy Button para dotar a tus redes sociales de un botón de compra.

¿En qué consisten las buenas ideas de empresas emergentes?

¿Tienes ideas, pero no estás seguro de que sean buenas? Hay algunas características o puntos a las que puedes recurrir para evaluar tus ideas de startups.

Primero trata de responder a la pregunta “¿qué problema estás resolviendo y para quién es relevante esa solución?”. Cuanto más relevante sea (para tu grupo objetivo), mejor. Luego valora si es fácil de implementar y escalar y en qué medida: las mejores ideas son rápidas de implementar y ya funcionan en pequeñito. De esta manera puedes entrar rápidamente en el mercado y probarlas. Tras una primera prueba o feedback de tu grupo objetivo, sigue desarrollando tu producto o servicio, sigue haciendo pruebas y perfeccionando constantemente tu producto.

Además, no hay que menospreciar que para una buena idea, deberías proporcionar tú mismo el conocimiento necesario para empezar solo. Si desde el principio necesitas adquirir otros conocimientos o buscar un socio, la cosa suele complicarse rápidamente.

Cuando hayas evaluado tu idea, habla con amigos, compañeros de trabajo y socios y recopila sus opiniones. A veces es de gran utilidad saber qué se ve desde fuera para descubrir posibles avances pero también puntos débiles.

Poner en práctica la idea para crear una startup

Te has decidido por una idea, ahora toca pasar a la práctica y crear la startup. Utiliza el trabajo previo del párrafo anterior para crear un modelo de negocio y un plan de empresa. El plan de empresa es importante para demostrar en detalle la eficacia teórica de tu idea y convencer a los inversores. Dentro del contenido central del plan de empresa, están, además de la idea, el análisis de mercado y de grupos objetivo, la evaluación de oportunidades y riesgos y un plan de inversión y de costes. Si no estás seguro sobre la estructura que debe tener el plan, existen softwares de planes de empresa de utilidad que pueden servirte de patrón.

Nota

Hay una forma determinada de crear una startup, el llamado lean startup, en la que se desarrolla de manera sencilla y rápida el producto más pequeño posible de una idea y se lanza al mercado, se prueba y se sigue desarrollando, etc. Con las ideas de startups de este tipo, los planes de empresa desempeñan un papel menos importante, ya que muchas cosas se van desarrollando con el paso del tiempo. Aquí el plan se utiliza como un marco aproximado, un documento “vivo” que cambia constantemente y (al igual que tu idea) se sigue desarrollando.

Cuando esté listo el plan, hay que buscar por un lado opciones de financiación, y por otro, cuáles son los trámites de papeleo necesarios, como el alta de la empresa, la afiliación a una asociación o la contratación de seguros. Cuando hayas completado estos pasos, puedes empezar a ejecutar de verdad tu idea y lanzarla al mercado.

La presencia en la web como importante canal comercial

La presencia en la web es una herramienta central de comercialización y marketing para una startup. Por eso, lo mejor es que al crearla te hagas con un dominio propio y el sitio web correspondiente. Si te corre prisa, los editores de construcción web, como IONOS My Website o Website Design Services son de gran ayuda.

¿No estás seguro de estar al corriente de todo lo importante para arrancar con tu idea de startup? En nuestra guía sobre “Crear empresas” describimos en detalle y paso por paso qué hay que hacer.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año