Economies of scope

Como empresario, seguro que quieres dar impulso a tu empresa, favorecer su desarrollo y aumentar tus beneficios. Una de las opciones para lograrlo es mediante las economías de alcance (en inglés, “economies of scope”): es decir, ampliandotu gama de productos para aumentar los beneficios y ganar nuevos grupos de clientes, todo ello utilizando procedimientos de producción ya existentes. Así, las economías de alcance ayudan a reducir costes y son una gran ventaja para las empresas que ofrecen más de un producto. No deben confundirse con las llamadas economies of scale, que hacen referencia al ahorro de costes mediante el incremento de la fabricación de un mismo producto, si bien ambas tienen el efecto de reducir los costes medios de producción. A continuación, te explicamos el concepto de economies of scope en profundidad.

¿Qué son las economías de alcance?

Definición

El término economies of scope o economías de alcance en español hace referencia a los efectos positivos de los que se beneficia una empresa por ampliar su catálogo de productos. Se ocasionan cuando la empresa utiliza de forma eficiente los procesos de producción, logística y distribución que ya tiene para reducir los costes y aumentar al mismo tiempo los beneficios.

Ahorrar costes y, a la vez, obtener grandes beneficios es probablemente el gran objetivo de la mayoría de empresas con ánimo de lucro. Una opción para conseguirlo es ampliar la propia gama de productos, pero ¿cómo debe hacerse para que funcione? La idea detrás del concepto de las economías de alcance es aprovechar las sinergias: los productos que vayan a añadirse al catálogo existente de la empresa deben tener cierta relación con los que ya se ofrecen. De este modo, es posible recurrir a procesos de producción ya presentes, reduciendo mucho más los costes que si se creara un producto completamente diferente. Estos efectos sobre la rentabilidad se dividen en dos tipos: los efectos de agrupación y los efectos de encadenamiento.

Consejo

La ampliación del surtido también forma parte de la llamada matriz de Ansoff ―un sistema que ayuda a tomar decisiones empresariales.

Efectos de agrupación y de encadenamiento

Dependiendo del modo en que ampliemos nuestra cadena de producción, pueden ocasionarse efectos de encadenamiento (ampliación vertical) o efectos de agrupación (ampliación horizontal).

La cadena de producción se desarrolla de manera vertical cuando la empresa asume más ámbitos de rendimiento: por ejemplo, en los casos en que la propia empresa produce los materiales necesarios para fabricar el producto o se hace cargo de sus canales de distribución. Por lo general, cuantas más etapas de la cadena de valor asuma la empresa, más logrará ahorrar en costes. Asimismo, si esta debe establecer infraestructuras de producción o distribución adicionales, en algunos casos puede ponerlas a disposición de otras empresas a cambio de una contraprestación, obteniendo así ingresos adicionales.

La agrupación consiste en ampliar la oferta de productos dentro de una sola etapa de la cadena de valor, es decir, que en lugar de un solo producto, se pasa a fabricar más de uno. En este caso, lo ideal es intentar utilizar la mayor cantidad posible de recursos presentes en la empresa a la hora de producir el nuevo artículo: como mínimo una parte del personal cualificado, la maquinaria y los almacenes deberían aplicarse a la producción o distribución del nuevo producto. Generalmente, esta estrategia permite ahorrar más costes que si se comienzan a fabricar productos completamente diferentes para los que se requieren otros conocimientos y maquinaria más allá de los que ya se utilizan. Al mismo tiempo, al ampliar la oferta suele aumentar también el margen de beneficios de la empresa.

Dentro de ambos fenómenos distinguimos a su vez entre tres clases de relación: la objetiva, la espacial y la temporal.

Objetiva

Los productos guardan una relación objetiva y se condicionan entre ellos en mayor o menor grado. Esto sucede, por ejemplo, cuando de la fabricación de un producto se deriva un producto secundario que también puede emplearse para obtener beneficios: es la llamada producción conjunta. Si utilizamos la misma maquinaria para producir un nuevo artículo, aumentando de este modo la tasa de aprovechamiento, también hablamos de un efecto objetivo.

Espacial

Cuando los procesos de producción se concentran en un solo lugar, se origina lo que llamamos un efecto espacial. Este desempeña un papel importante en la logística: un ejemplo de efecto de agrupación espacial se daría al combinar el transporte de pasajeros con el de mercancías. También la fusión de varias filiales de una empresa puede ayudar a obtener economías de alcance de tipo espacial. Estas sinergias pueden clasificarse a su vez según el tipo de relación que se establezca con el cliente: es decir, si suceden en un lugar fijo o móvil, o si el cliente está cerca o lejos.

Temporal

Los efectos de agrupación o encadenamiento son de tipo temporal cuando tienen lugar a la vez o con escasa diferencia de tiempo. Por ejemplo, si al cerrar un solo contrato se venden dos productos al cliente (como sucede con los abonos combinados), estaremos hablando de un efecto de agrupación temporal. Un ejemplo de efecto de encadenamiento temporal tendría lugar cuando, en la industria metalúrgica, la materia prima se vuelca directamente en el molde del producto final en lugar de pasar por una fase intermedia (barras provisionales) que requeriría un proceso de enfriado y almacenamiento.

Ventajas y requisitos de las economías de alcance positivas

Para generar economías de alcance positivas, la manera en que ampliemos el catálogo resultará decisiva: este proceso solo tendrá ventajas en caso de que los costes medios resultantes sean inferiores a los que conllevaría producir los artículos de forma independiente. Es decir, que deberás utilizar los factores ya existentes en tu empresa con éxito para ampliar la producción. Estos factores pueden pertenecer a los sectores más diversos y proporcionar diferentes ventajas:

  • Logística: utiliza los medios y vías de transporte ya disponibles para llevar la nueva mercancía a su destino. Por ejemplo, si tus camiones van medio vacíos, aprovecha el espacio para añadir carga adicional y ahorrar costes.
  • Almacenamiento: aquí también es determinante el volumen de mercancías. Un almacén ocasionará menos costes si se aprovecha en toda su capacidad. En algunas condiciones especiales de almacenaje, como las cámaras frigoríficas, este factor cobra todavía más importancia.
  • Marketing: si tu empresa cuenta con su propio departamento de marketing, a tus empleados no les costará seguir aplicando los procesos que ya saben que funcionan y utilizar sus conocimientos para promocionar el nuevo producto.
  • Instalaciones de producción: a menudo, la maquinaria de la que disponemos no solo sirve para fabricar un único producto, sino que también podría utilizarse para fabricar otro distinto; si no al completo, al menos en alguna de sus fases. Esto puede ahorrar costes de adquisición y mantenimiento.
  • Compra: si decides fabricar nuevos productos, probablemente aproveches muchos de los recursos que ya utilizas para los otros. Como el poder adquisitivo de tu empresa aumenta, tus condiciones de compra también mejoran.
  • Tecnologías: si has desarrollado tus propias tecnologías, tiene sentido aplicarlas al mayor número de productos posible. Asimismo, puedes obtener un buen efecto de encadenamiento ampliando su utilización: por ejemplo, puedes venderlas a otras empresas o comercializar licencias de uso.
  • Conocimientos: al diseñar un producto o investigar nuevas técnicas, tu empresa puede adquirir conocimientos de gran valor. Lo más lógico es utilizarlos de nuevo e intentar sacarles el máximo partido.
  • Personal cualificado: a menudo podríamos aprovechar más la experiencia del personal cualificado y no limitarla a un único producto, sino aplicarla a la fabricación de productos similares. Aprovecha estos conocimientos para crear efectos sinérgicos.
  • Canales de distribución: al margen del modelo de distribución que siga tu empresa, el uso de los canales presentes genera economies of scope positivas. Tanto los trabajadores del sector de la venta directa como los distribuidores pueden vender el nuevo producto.

Las economías de alcance también pueden aprovecharse de forma más sutil hasta cierto punto, sobre todo en el sector del marketing. Por ejemplo, un producto recién lanzado al mercado puede simplemente beneficiarse de la buena reputación de otro artículo (y, a la vez, de la propia empresa). En este caso, la entrada de la marca en el mercado es más fácil que si una empresa totalmente desconocida lanza un producto similar.

Cuando los factores explicados más arriba no se utilizan bien, pueden producirse economías de alcance negativas o deseconomías de alcance (por su denominación en inglés diseconomies of scope). Por ejemplo, si ampliar el catálogo complica demasiado la gestión, es posible que afecte negativamente a los beneficios.

Economies of scope vs. economies of scale vs. economies of density

Hay diferentes métodos que, con sus efectos, pueden favorecer el crecimiento empresarial. Aparte de las mencionadas economías de alcance, también existen las llamadas economies of scale o economías de escala y economies of density o economías de densidad. Las primeras describen los efectos del aumento del output en los costes de producción. En este caso, el objetivo es aumentar el output de forma desproporcionada respecto al input para generar más ingresos que gastos. El output puede aumentarse, por ejemplo, incrementando la productividad, aunque también ampliando la totalidad del negocio.

Las economías de densidad son una subcategoría tanto de las economies of scope como de las economies of scale. Las economies of density describen los efectos de la concentración de varias empresas del mismo sector o de muchos demandantes en el mismo lugar. Las ventajas de las economies of density son muchas, en especial en relación con las rutas de transporte, y están muy ligadas a los efectos explicados anteriormente: por ejemplo, si un proveedor suministra materia prima a varias empresas situadas en el mismo lugar, se beneficia de efectos de la economía de escala, mientras que una empresa que suministre diferentes productos a varios demandantes ubicados en el mismo sitio disfrutará de las economías de alcance.

Ejemplos de economies of scope

Tal y como hemos explicado, las medidas que podemos tomar para obtener economies of scope son de lo más diversas. A continuación, te damos algunos ejemplos de sus efectos.

Productor lechero

Un ganadero de vacas vende la leche que él mismo ordeña y la mantequilla que fabrica con esa leche en un mercado. Las produce en su pequeña fábrica, que cuenta con varias cámaras frigoríficas de gran tamaño. El mercado ya está saturado de esta oferta. Para aumentar los beneficios, el ganadero decide elaborar también queso, porque ya dispone de la materia prima necesaria y, además, puede utilizar sus propias cámaras para almacenarlo.

Como tiene su propio puesto en el mercado, puede vender el queso junto con el resto de la mercancía sin problemas. De este modo, el ganadero es capaz de introducir un nuevo artículo en el mercado sin tener que asumir los costes que conllevaría fabricar un producto completamente diferente.

Zapatera

Una zapatera es propietaria de un pequeño taller donde fabrica calzado artesanal de gran calidad. La mujer lo vende a una gran tienda de calzado de su localidad, que, obviamente, lo comercializa a un precio muy superior. Para generar más beneficios, la zapatera decide abrir su propia tienda justo al lado del taller. De este modo, crea un efecto de encadenamiento: en lugar de asumir solo una etapa de la cadena de valor, aumenta su oferta de manera vertical.

No obstante, la zapatera corre el riesgo de sufrir los efectos de las diseconomies of scope: en teoría, reducirá el coste medio por par de calzado, pero tendrá que tener en cuenta los costes adicionales de la ampliación. Además, existe el riesgo de que su tienda no atraiga a los clientes tanto como la otra, más grande y bien establecida. Para intentar reducir este riesgo, en lugar de comercializar únicamente sus propios zapatos en la tienda, puede ofrecer también productos de otros fabricantes. De esta manera, aprovecharía la superficie de la tienda siguiendo las economies of scope.

Fabricante de champú

Supongamos que una empresa fabrica un champú dirigido al público femenino. Para atraer al grupo de compra masculino, la empresa decide utilizar las técnicas del marketing de género y lanzar al mercado un nuevo producto adaptado a esta clientela. De hecho, la composición del producto no cambia: la empresa solo modifica el perfume del champú. El envase, sin embargo, es completamente diferente. La estrategia de marketing para el nuevo producto también difiere en algunos aspectos, aunque los empleados ya la dominan por haberla aplicado anteriormente. El nuevo producto se distribuye por las mismas droguerías donde se vende el producto anterior.

De este modo, la empresa aprovecha varios efectos de las economías de alcance: no necesita adquirir nueva maquinaria ni tampoco invertir en investigación para crear una nueva fórmula de producto. Como el nuevo champú se compone en su mayor parte de ingredientes que la empresa ya usa, puede obtener descuentos por comprarlos en mayores cantidades. De esta manera, la empresa reaprovecha diversos factores, ahorra costes en la compra de materia prima y aumenta los beneficios gracias al nuevo grupo objetivo. En este ejemplo, las economías de alcance se utilizan de manera óptima.

Favor de tener en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año