Hard skills: las habilidades “duras” en detalle

Con el término “hard skills” (que en castellano se traduce como “habilidades duras”) se hace referencia a todas aquellas competencias que pueden adquirirse mediante formación y experiencia profesional. Ejemplos de estas habilidades pueden ser la competencia en idiomas extranjeros, la experiencia en manejo de software, los conocimientos de programación web, etc. Podemos decir que son aquellas habilidades concretas que permiten llevar a cabo una determinada tarea o trabajo. Por el contrario, las soft skills o habilidades “blandas” tienen más que ver con las actitudes de los empleados para enfrentarse al día a día en la empresa. Se trata de todas aquellas habilidades relacionadas con la resolución de conflictos, la productividad personal o la habilidad de trabajar en equipo. Sigue leyendo si te interesa saber más sobre las hard skills, aprender a presentarlas correctamente en tu CV y conocer cuáles son las más valoradas actualmente por las empresas.

¿Qué son las hard skills?

Las hard skills son aquellas habilidades que pueden aprenderse mediante formación y evaluarse y acreditarse a través de una certificación o experiencia profesional. Entre las hard skills más típicas encontramos muchas habilidades que nos enseñan desde el colegio, como los idiomas extranjeros o las competencias informáticas (por ejemplo, saber usar MS Office). Durante el desarrollo de nuestra carrera profesional o periodo formativo, solemos adquirir continuamente nuevas hard skills. A veces, simplemente mejoramos o ampliamos nuestras habilidades al ponerlas en práctica en nuestro puesto de trabajo y, en otras ocasiones, lo conseguimos asistiendo a cursos de formación continua. Estas habilidades incluyen competencias y conocimientos en áreas tan diversas como la contabilidad, la gestión, el sector bancario, la edición, la tecnología de la información, la ingeniería mecánica, la investigación, la traducción y la gestión de proyectos, entre muchas otras. A la hora de poder demostrar estas habilidades duras, solemos contar bien con certificados o bien con experiencia profesional demostrable.

Definición

Las hard skills se pueden definir como los conocimientos que se han adquirido mediante formación reglada o mediante experiencia profesional, de modo que son fáciles de demostrar. En cambio, las soft skills son aquellas que resultan más complejas de medir y que denotan las habilidades sociales e interpersonales de cada individuo. Ejemplos de habilidades duras serían: conocimiento de idiomas, experiencia en el manejo de software y conocimientos de programación web, competencias artesanales y técnicas de expresión escrita.

Elaborando tu propia lista de hard skills, mostrarás a las empresas el juego de habilidades que puedes aportar, de modo que puedan estimar si eres el candidato más idóneo para un puesto de trabajo determinado. En cambio, las soft skills son más difíciles de medir y de identificar. Aunque estas habilidades pueden incluirse en el currículum, el entrevistador intentará detectarlas durante el proceso de selección.

Hard skills vs. Soft skills

En el proceso de solicitud de empleo, tenemos la oportunidad de dar a conocer nuestras competencias profesionales para que el especialista de recursos humanos pueda determinar si nuestro perfil es el más apropiado para un puesto concreto. Estas competencias pueden dividirse en dos grandes grupos. Por una parte, encontramos aquellas habilidades que son demostrables, se pueden acreditar y agrupar como hard skills. Por otra, encontramos las habilidades interpersonales que son inherentes a nuestro carácter y que podemos denominar soft skills. El equilibro entre ambas habilidades es lo que te define como trabajador. Para que quede más claro, vamos a desglosarlas en un cuadro comparativo:

Hard skills

Soft skills

Habilidades, conocimientos y cualificaciones aprendidas y certificables

Rasgos de personalidad, habilidades personales e interpersonales

- Idiomas

- Licenciaturas, formación, certificados

- Contabilidad

- Mecanografía

- Manejo de maquinaria

- Lenguajes de programación

- Conocimientos de software

- …

- Habilidades de comunicación

- Flexibilidad

- Disciplina, autocontrol, autorreflexión

- Trabajo en equipo

- Gestión del tiempo

- Empatía

- Capacidad crítica

- …

¿Por qué son importantes las hard skills?

Incluir una lista de hard skills en el CV es muy útil para destacar y hacer que nuestro perfil sea interesante para el departamento de recursos humanos (RRHH), porque las habilidades duras determinan el área de especialización del candidato y sirven para determinar si cuenta con la experiencia necesaria para un puesto de trabajo. Por ejemplo, imaginemos que una persona puede demostrar conocimientos avanzados en varios lenguajes de programación. Está claro que cualquier departamento de RRHH la considerará capaz de programar. Otro ejemplo: una persona que es capaz de hablar tres o más idiomas y puede demostrarlo, será considerada una persona con un talento especial para los idiomas. Gracias a la experiencia en diferentes puestos de trabajo, ampliamos nuestra lista de habilidades duras y podemos demostrar qué competencias hemos adquirido. Las hard skills nos ayudan a presentarnos como un candidato valioso por el que merece la pena pagar un precio alto. Constituyen, principalmente, nuestra carta de presentación y nos otorgan ese valor añadido que nos permite diferenciarnos del resto de candidatos.

Consejo

Al solicitar un empleo, la principal arma con la que cuentas son tus hard skills. En nuestra guía para entrevistas, encontrarás consejos para tener éxito en las entrevistas de trabajo.

Cómo presentar correctamente nuestras hard skills

Tienes que saber priorizar y determinar qué hard skills son las más importantes y merecen aparecer en tu CV. Lo ideal es decidir cuáles son las competencias que se adaptan mejor al puesto de trabajo para cada una de las solicitudes de empleo que mandes para, así, poder destacarlas en tu carta de presentación e incluirlas en tu experiencia profesional. Puedes omitir aquellas habilidades que no tengan relevancia para el puesto de trabajo. Si lo piensas bien, en el propio anuncio del puesto de trabajo suelen especificar qué habilidades concretas están buscando. Si consultas ofertas de trabajo, podrás ver títulos como “Perfil del candidato” o “Requisitos”.

Cómo presentar tus hard skills en el CV

Las hard skills que consideres más relevantes para un puesto de trabajo deben aparecer en tu currículum vitae enumeradas de forma clara. En general, suelen ser habilidades muy específicas. Por el contrario, las soft skills son más difíciles de explicar y no suelen tener cabida dentro de un CV.

Las competencias profesionales se incluyen normalmente bajo los títulos de educación o formación profesional. Por ejemplo: “2012-2015 Grado en administración y dirección de empresas con especialización en Finanzas por la Universidad Pontificia de Comillas, Madrid” o “Programa en dirección estratégica de proyectos del IE Business School”. Así, no solo evitamos sobrecargar nuestro currículum con demasiada información, sino que relacionamos nuestra carrera profesional con las habilidades duras que hemos adquirido.

Podemos incluir al final de nuestro CV otro apartado (por ejemplo, bajo el título de “Habilidades y competencias”) con aquellas competencias que no encajen bajo el título de educación y formación profesional. De todas formas, no olvides que deberías enumerar las competencias que sean realmente relevantes.

Cómo incluir tus hard skills en la carta de presentación o carta de motivación

Hay que leer con atención la oferta de empleo. Si encuentras en los requisitos alguna de tus habilidades duras destacada entre las competencias importantes y sabes que es una habilidad difícil de encontrar, deberías subrayar en la carta de presentación que tú la tienes. Así, no solo estarás dejando claro que eres un buen candidato con el perfil adecuado para el puesto, sino que te has tomado en serio la oferta de empleo y no te has limitado a presentar una solicitud estándar. Según cual sea el perfil del puesto, a veces es recomendable subrayar cuáles son tus habilidades sociales más destacables, como tener espíritu de equipo o flexibilidad. De esta forma, estarás demostrando que tienes confianza en ti mismo. Eso sí, no hace falta exagerar porque si no, la carta de presentación será demasiado larga y puedes acabar dando la imagen equivocada.

Las hard skills más demandadas que deben aparecer en tu lista

Es imposible hacer una lista con todas las hard skills que existen porque sería algo inabarcable. Existen una serie de habilidades duras relevantes para cada uno de los ámbitos profesionales. Por eso, la red profesional LinkedIn analizó en un estudio cuáles son las hard skills más demandadas actualmente por los especialistas en recursos humanos. Léelas en los siguientes párrafos.

Análisis e interpretación de datos

El análisis y la interpretación de datos son competencias muy prácticas dentro del sector de la tecnología. El trabajo del analista de datos consiste en aplicar métodos estadísticos para extraer información valiosa a partir de un conjunto de datos. Prácticamente en cualquier campo, en la investigación de encuestas, los estudios clínicos o la minería de datos, se necesitan actualmente profesionales que tengan conocimientos mínimos en análisis de datos.

Gestión del conocimiento

La gestión del conocimiento es un concepto amplio que tiene como fin transferir el conocimiento desde el lugar donde se genera hasta el lugar en dónde se va a emplear, para que pueda ser compartido y utilizado por los miembros de las organizaciones de la forma más eficaz posible. La gestión del conocimiento se basa en teorías y trabajos de investigación de campo como la administración de empresas, la informática o las ciencias sociales.

Gestión de proyectos

En la gestión de proyectos, la atención se la lleva precisamente la “gestión”. Esta habilidad nos permite asignar recursos de forma eficiente y efectiva para llevar a cabo un proyecto con éxito. Incluye, generalmente, tender una cierta capacidad de liderazgo para poder supervisar al equipo que participa en el proyecto y ser capaz de mostrar autoridad. Cuando una empresa tiene que cubrir puestos ejecutivos, normalmente requerirá que la persona pueda demostrar experiencia práctica en un puesto similar. Algo que, obviamente, cobra especial relevancia en trabajos orientados a proyectos.

Gestión del cambio

La gestión del cambio o gestión de modificaciones hace referencia a la capacidad para desarrollar nuevas estrategias, sistemas, procesos, etc., con el fin de cambiar y redefinir ampliamente una empresa o parte de una empresa. El gestor de cambios puede, a través de estas modificaciones, reestructurar aquellas estructuras que no funcionan y hacer que la organización pueda evolucionar de forma eficaz. Esta hard skill entra en juego, por ejemplo, cuando una empresa cambia su branding o lleva a cabo una reorganización interna. También se emplea cuando queremos reorganizar un equipo de trabajo o redefinir ciertas convenciones como la división del trabajo o el flujo de trabajo.

Habilidades en redes sociales

Hoy en día, miles de millones de personas utilizan redes sociales como Facebook o Twitter. Por ello, saber utilizar profesionalmente este tipo de redes es una habilidad que no debería subestimarse. Se trata de una habilidad que requiere, por una parte, conocer bien las diferentes funciones que ofrece cada plataforma y saber llamar la atención del mayor número de usuarios posibles y, por la otra, saber evaluar con precisión la relevancia, el alcance y el público objetivo de las redes de una empresa para poder generar una comunicación eficaz. Al fin y al cabo, si se descuida la gestión de las redes sociales, los daños pueden acabar siendo muy importantes. Por eso, las empresas modernas cada vez requieren más profesionales que presenten hard skills en redes sociales como una competencia clave.

Competencias digitales

Tener competencia digital engloba un conjunto de habilidades duras que, utilizadas en su conjunto, nos permiten utilizar eficazmente las herramientas digitales. Ejemplos de estas competencias digitales serían: el tratamiento y la copia de datos, la creación de contenido digital, el intercambio seguro de información y la gestión de diversos tipos de sistemas. Cuando hablamos de la competencia digital, normalmente estamos haciendo referencia a la experiencia que una persona tiene con cualquier ámbito que implique el uso de ordenadores y/o Internet como herramientas principales.

Dirección de empresas

Esta hard skill es especialmente relevante si el candidato ha solicitado un puesto de liderazgo. En este tipo de puestos es necesario contar con un conjunto heterogéneo de habilidades que se utilizan para alcanzar un objetivo empresarial. Dos de las habilidades más importantes son liderazgo y disponer de un know how determinado. Gracias a estas competencias, es posible ser reconocido como un líder y una autoridad respetada. Eso sí, la gestión empresarial también implica tener un alto talento organizativo y, para ello, es necesario contar con varias soft skills. En general, la dirección de empresas es una habilidad que se obtiene con el paso del tiempo, según se va avanzando profesionalmente y se va adquiriendo experiencia práctica. También se da el caso los emprendedores que se ven en la situación de tener que adquirir conocimientos básicos lo antes posible sobre dirección de empresas.

Conocimientos de programación

Hoy en día, la programación es una de las habilidades más demandadas. Según el sector y el proyecto o empresa concretos, se demandarán ciertos lenguajes de programación por encima de otros. Eso sí, las personas que realmente se posicionan como expertos saben manejar varios lenguajes, lo que les convierte en personas válidas para participar en proyectos flexibles de gran alcance. Algunas empresas piden específicamente que se tengan conocimientos concretos de programación, por ejemplo, saber el funcionamiento básico de HTML es muy útil para trabajar con sistemas de gestión de contenido (en los que HTML funciona en realidad como un lenguaje de marcado, aunque a menudo se le incluya dentro del término general de lenguajes de programación).

Otros hard skills

Hacer la lista definitiva con las hard skills más importantes es actualmente una tarea muy difícil. Según el sector y el puesto de trabajo, una empresa puede estar interesada en un conjunto específico de habilidades por encima de las hard skills que son normalmente importantes. El perfil individual de cada puesto de trabajo es un factor determinante.

Conocimiento de idiomas

Cuantos más idiomas sepas hablar, más destacará tu perfil en procesos de selección para trabajos que requieran comunicación internacional. En muchos sectores es normal exigir un buen nivel de inglés. Cuando se dispone de conocimientos en otros idiomas, será posible destacar en función del perfil buscado por el puesto de trabajo concreto. Las empresas internacionales con equipos de trabajo multiculturales, no obstante, siempre valoran positivamente que tengas conocimientos en otro idioma adicional, aunque tu nivel no sea muy alto.

Habilidades en escritura

En muchos trabajos, es necesario saber expresarse correctamente y sin errores en forma escrita. A veces, es necesario poder crear contenido, comunicarse mediante correos en el entorno profesional o redactar documentación interna de una forma clara y fácil de entender. Las habilidades en escritura juegan un papel central en el mundo profesional de hoy en día. En la mayoría de los casos, será posible determinar tu nivel de escritura en base a tu educación y a tu formación. Eso sí, es muy normal tener que enviar ejemplos de textos escritos cuando solicitas un trabajo para poder probar tus habilidades.

Mecanografía

Aunque pueda parecer una habilidad de segundo rango en comparación con otras hard skills, cuanto más rápido puedas teclear sin cometer errores, más eficientemente podrás llevar a cabo otras tareas. Teclear con todos los dedos, sin embargo, no es una habilidad requerida en general.

Coaching

Es importante que cuentes con habilidades propias pero una hard skill que se valora mucho es tener la capacidad de enseñárselas y compartirlas con otros. Algunos trabajos requieren tener conocimientos básicos de coaching, es decir, saber aplicar técnicas para enseñar a otras personas de forma orientada a los resultados. El coaching también requiere tener una base muy sólida de soft skills, como pueden ser el conocimiento de la naturaleza humana, tener un talento especial para organizar, habilidades de resolución de problemas y empatía.

Conocimientos de software

Según el perfil del puesto de trabajo, se pedirá a los candidatos que sepan manejar profesionalmente algunos programas concretos desde el primer día. Algo muy común es requerir experiencia básica en el uso del paquete ofimático de Microsoft (Word y Excel, por ejemplo). Según el sector concreto, algunas empresas pedirán conocimientos más especializados en programas de diseño gráfico (Photoshop, InDesign), sistemas de gestión de contenidos (WordPress, Typo3) y herramientas SEO (XOVI, SISTRIX).

Consultoría y captación de clientes

Una de las tareas más importantes en muchas profesiones es la atención al cliente. Por ello, tener experiencia en este ámbito suele ser importante y es una hard skill que no conviene obviar. En ella participan muchas soft skills. El sector, el público objetivo, el producto y la base de clientes, así como tu capacidad para mostrar empatía, ser analítico, organizado o comunicativo, determinarán tu éxito como asesor de clientes. En algunos sectores se requiere mucha flexibilidad, mientras que en otros se aplica una disciplina muy estricta. La hard skill de consultoría y captación de clientes se adquiere mediante formación y puede acreditarse.

Conocimientos de marketing

Con este término genérico hacemos referencia a un conjunto de hard skills que entran en juego en cualquier acción de marketing. Es necesario hacer una distinción entre marketing online y marketing tradicional. Esta habilidad dura solo puede identificarse mediante la experiencia práctica. Entre otras, se incluyen habilidades que son muy importantes, como las habilidades de comunicación (interna, interpersonal, pública, orientada al cliente), técnicas de presentación, habilidades de análisis y conocimiento de idiomas. Además, es necesario contar con una mezcla de soft skills personales y sociales.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .mx un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde $0/año
después $700/año