¿Qué es la protección de dominio y qué ventajas ofrece?

La Protección de dominio es una extensión de seguridad opcional para los packs IONOS.

El nombre de algunos de tus dominios es tan importante o de tan gran valor que no quieres que se produzcan cambios administrativos que afecten a la propiedad de tu dominio o a la configuración de tu servidor DNS sin tu consentimiento explícito.

La protección de dominio asegura la propiedad de tus dominios y evita el secuestro de los mismos

Activa el control de acceso y protege tu dominio frente a cambios no autorizados

El acceso no autorizado a los datos de registro de tu dominio o la manipulación de los mismos puede tener graves consecuencias. Por ejemplo, si perdieras el control sobre tu dominio temporalmente podría producirse un cambio en la configuración DNS ("secuestro de dominio"), así como una redirección del tráfico de Internet hacia sitios web ajenos y, probablemente, maliciosos.

La protección de dominio dificulta el secuestro de los mismos y te protege frente a la pérdida no deseada de tu dominio al bloquear algunas funciones relacionadas con la gestión de este. El dominio queda bloqueado hasta que lo actives mediante una dirección de e-mail autorizada. Esto evita que terceros tomen el control sobre tus dominios o realicen cambios abusivos sin tu consentimiento, a pesar de que tengan acceso a tu cuenta IONOS o al sistema de un registrador de dominios.

La Protección de dominio evita:

Activa la extensión DNSSEC y protege a tus visitantes frente a sitios web fraudulentos

DNSSEC es la extensión de seguridad opcional de DNS que permite evitar que tus visitantes reciban información DNS manipulada sobre tu dominio, como por ejemplo una dirección IP incorrecta. Con esta extensión de seguridad, se asigna una firma digital a los datos DNS de tu dominio para garantizar su autenticidad en las consultas DNS. De este modo se dificultan los ataques con los que tus visitantes pueden ser redirigidos a sitios web ajenos y, posiblemente, maliciosos. Algunos de estos ataques son la suplantación de identidad de DNS o el envenenamiento de caché.

Pongamos un ejemplo:
Cuando introduces el dominio de tu banca electrónica en el navegador, DNSSEC se asegura de que el ordenador se conecte al servidor web de tu banca electrónica con la dirección IP almacenada y publicada por la entidad. Así se evita que terceros introduzcan una dirección IP falsa, tras la cual se podría esconder una imitación del portal de tu banca electrónica.

Justificar la propiedad de un dominio

Debido a las actuales regulaciones de protección de datos, los datos de registro de un dominio ya no se pueden averiguar completamente mediante una consulta en Whois.

Sin embargo, a veces es necesario aportar una justificación de la propiedad del dominio a terceros, como por ejemplo, tu banco o las autoridades públicas. Si tu contrato está suscrito a la Protección de dominio, puedes descargar un certificado con los datos de registro de tu dominio en formato PDF desde tu cuenta IONOS en cualquier momento y de forma gratuita.

Protege tu dominio como te explicamos a continuación

Dado que la Protección de dominio es un servicio adicional sujeto a cargo, primero debes solicitar la protección de dominio para un contrato existente , que posteriormente podrás utilizar con todos los dominios de tu contrato.

A continuación se explica cómo utilizar las distintas funciones de la Protección de dominio: